"90 minuti en el Bernabéu son molto longos"

Agencias-SPC
-

Hoy, hace 35 años, el Real Madrid de las remontadas de Juanito se consagraba con la Copa de la UEFA

El delantero andaluz era muy querido en las gradas del coliseo blanco.

Acumulaba el Real Madrid casi dos décadas de frustraciones internacionales. Casi 20 años sin saborear las mieles del triunfo. Desde la sexta Copa de Europa, solo se veía el desierto. Y es que se perdieron tres finales:las de las Recopas de 1971 (Chelsea) y 1983 (Aberdeen), y la de la Copa de Europa de 1981 (Liverpool).
Y tuvo que ser en los 80 cuando se cambió esta dinámica en Europa (en la Liga dominaron Athletic y Real Sociedad en el primer lustro). Lo logró un conjunto integrado por leyendas como los Miguel Ángel, Camacho, Santillana, Juanito, Stielike, San José, Gallego, Valdano y Chendo, con algún miembro de la Quinta del Buitre.
Con Amancio Amaro al frente, en la competición nacional se hizo un discreto papel (ganó el Barça), si bien en Europa devolvió la épica al Bernabéu, ya que hoy hace justo 35 años que ganó la Copa de la UEFA.
No era nuevo, pero comenzó a alcanzar su máxima expresión el Madrid de las remontadas. El Rijeka croata fue el primero que lo sufrió, en los dieciseisavos. Ganó 3-1 en la ida, y en la vuelta, muy polémica, y con tres jugadores balcánicos expulsados, le marcaron en el tramo final de Juanito, Santillana y Valdano.
En octavos, el Anderlecht dejó a los de Amancio ‘groggy’ en Bruselas (3-0). En Madrid, un partido para enmarcar: 6-1. Gol de Sanchís, doblete de Valdano y triplete de Emilio Butragueño, que se consagró esa noche.
En cuartos sufrió el Madrid, pero no tuvo que remontar. Había ganado 0-1 al Tottenham en Londres con un gol en propia meta de Perryman y en la vuelta el 0-0 dio el pase a semifinales, en la que el rival era el temible Inter.
Brady y Altobelli sellaron el 2-0 de la ida. Tocaba otra vez la heróica. Ya sin Amancio en el banquillo, destituido. Había sido sustituido por Luis Molowny.
El delantero andaluz Juanito, carismático y siempre con su estilo particular, con una parsimonia rayana en la chulería, avisó a sus rivales cuando se iban al túnel de vestuarios en el Giuseppe Meazza: «90 minuti en el Bernabéu son molto longos». Esa mítica frase fue ‘cazada’ por los periodistas, que lo llevaron como sus titulares en sus periódicos. En aquella eliminatoria y en las siguientes en las que los merengues se enfrentaran a escuadras italianas. En ese momento nació el ‘miedo escénico’. 
Ese término fue acuñado por Jorge Valdano, ‘el rapsoda malo que se cree poeta’ para el gran periodista José María García. El argentino se refería a la fortaleza admirable que era el Bernabéu, apoyado por un ambiente volcánico, con un público entregado desde el primer minuto. De hecho, el coliseo blanco inspiraba un respeto reverencial al resto de rivales.
Lo cierto es que el exjugador del Burgos hizo de profeta en su casa y acertó de lleno en su vaticinio. Doblete de Santillana en la primera parte y gol de Míchel en el segundo período para un 3-0 y a la gran final.
Su rival sería el sorprendente Videoton húngaro, que se había deshecho sucesivamente de Dukla Praga, PSG, Partizan, Manchester United y Zeljeznicar.
Por entonces la final de la Copa de la UEFA se disputaba a doble partido. La ida se jugó en el Bernabéu. Venció por 3-0 gracias a Míchel, Santillana y Valdano. La vuelta, anecdótica, se perdió por 1-0. Ese día se consagró el Madrid de las remontadas.