Buenas perspectivas de empleo para camareros y conductores

J.MONROY/J.M.
-

Hay en Toledo necesidad de formación para profesionales de tecnología de la Información y Comunicación, todo ello relacionado con las nuevas tecnologías relativas a la informática

El desarrollo del transporte y almacenamiento de mercancías es uno de los nichos de empleo en Toledo. - Foto: David Pérez

Entre las ocupaciones con mejores perspectivas de empleo y necesidades formativas en la provincia, el informe del Servicio Público de Empleo Estatal destaca las previsiones de los sectores mejor posicionados. Por ejemplo, en relación a la Hostelería destaca los trabajadores asalariados de los servicios de restauración, ocupación muy ligada al aumento del consumo.
En torno a las actividades de Logística tienen buena posición los conductores de vehículos, peones del transporte, descargadores y reponedores que responden al incremento de nuevas formas de comercio como el electrónico. Las ocupaciones relacionadas con la internalización de las empresas, como administrativos de servicios a las empresas, administrativos comerciales, profesionales de Marketing on line.
La gran potencialidad y dinamismo de la Industria alimentaria necesita trabajadores; necesita peones de la Industria manufacturera, muy ligados también al aumento del consumo y de la exportación. Por otra parte y en menor medida tienen buenas perspectivas los gestores de calidad agroalimentaria, donde destacan los veterinarios (difíciles de encontrar), biotecnólogos y expertos en tecnología de los alimentos.
El aumento del Sector Sanitario privado, junto con la mayor inversión pública, hace que los profesionales de la Salud tengan unas buenas perspectivas de empleo, así como los trabajadores de los cuidados a las personas en los servicios de salud.
Relacionado con el Comercio el dependiente es una de las ocupaciones con buenas perspectivas, por el aumento del consumo en general, aunque existe mucha movilidad en el sector, como indica el alto nivel de contratación. También tiene buena previsión el personal comercial que trabaja en comunicación y atención al cliente, así como en el servicio postventa.
La externalización de distintas actividades de las empresas requiere de ocupaciones como informáticos, ingenieros de telecomunicación, matemáticos, profesiones muy relacionadas con el análisis de bases de datos y estudios de mercado.
En el ámbito de la Construcción, con potencial de crecimiento, se están necesitando diversos oficios manuales (electricistas, carpinteros, soladores, yeseros, fontaneros).


Necesidades de formación.

El informe también destaca las necesidades formativas que tienen algunas ocupaciones, como las de tecnología de la Información y Comunicación, en campos como el big data, wearables, analítica digital, marketing digital, comercio electrónico, desarrollo de aplicaciones web y móviles, diseño y multimedia.
En el ámbito de las actividades administrativas y servicios de apoyo a las empresas en general también hay necesidades específicas que tienen que ver con las tareas de gestión, mantenimiento de bases de datos, con contabilidad y adaptación a la normativa vigente. En cuanto al análisis de mercados y ventas hace falta insistir en la atención a clientes, investigación de las tendencias sociales, económicas y de mercado, publicidad en redes sociales.
La formación transversal más significativa tiene que ver con la importancia que tiene el dominio del idioma inglés en el sector comercial, principalmente en empresas que tienen relación con el exterior, y de hostelería. También destacan la necesidad de adquirir competencias digitales, dominio de redes sociales, capacidad para trabajar en un entorno cambiante, autoaprendizaje, polivalencia, movilidad geográfica, compromiso e iniciativa.

 

El empleo continuará creciendo en Toledo, aunque de forma moderada.

A pesar de los condicionantes macroeconómicos con un entorno que presenta cierta incertidumbre, Toledo muestra unas perspectivas de empleo de crecimiento moderado, favorecido fundamentalmente por su situación geográfica respecto a Madrid y el impulso que desde la administración autonómica se está haciendo con relación a la instalación de empresas en este territorio. Así lo recoge el Informe del Mercado de Trabajo de Toledo de 2019, elaborado por el Observatorio de Profesiones del  Servicio Público de Empleo Estatal, con datos del pasado 2018.
Eso sí, esta previsible evolución positiva va a ser desigual, por el tamaño de la provincia y la delimitación de zonas muy diferentes. Evidentemente, los territorios más favorecidos son los limítrofes con Madrid (La Sagra, principalmente), donde las cifras de paro son menores, también aquellos en los que el turismo está más implantado, como el municipio de Toledo.
Hay que tener en cuenta, sin embargo, que existen poblaciones que están sufriendo despoblación, a la vez que envejecimiento, lo que dificulta la implantación y sostenibilidad de las empresas, especialmente en las áreas con industrias más afectadas por la crisis.
En esta provincia el sector con mayor peso en la afiliación es el de los servicios, debido en gran parte al comercio, hostelería y administración pública. También tiene peso significativo el tejido industrial.
En lo que a la ciudad se trata, al ser capital de autonomía contribuye a que la actividad económica con más número de afiliados sea la Administración pública, que sigue siendo un puntal para el empleo provincial, reforzado con los distintos planes de empleo. El Comercio al menor es la segunda actividad en volumen de afiliados, muy influido positivamente por la mejora del consumo (tanto interno, como el ligado al turismo, que continúa en aumento). También la Agricultura ocupa un lugar intensivo en el empleo, pues todavía existe un trabajo muy manual en gran parte de los cultivos. La Sanidad también está bien posicionada en la provincia, tanto pública, como privada.
En el ámbito de la Construcción son significativas las cifras de las actividades de Construcción especializada y de edificios que están teniendo un buen comportamiento, principalmente como consecuencia de la cercanía a Madrid.
En relación a las ocupaciones se mueve mucho el empleo en las menos cualificadas (personal de limpieza y peón de la industria manufacturera). Algo más cualificado es el empleo relacionado con el trabajador de obras estructurales en la construcción y los vendedores en tiendas y almacenes. También hay gran demanda de carretilleros (industria y logística).