«Me preocupan los aspectos económicos por el coronavirus»

F.F.
-

El concejal de Turismo, Promoción Económica y Empleo del Ayuntamiento de Toledo afirma que el equipo municipal de Gobierno «no está por la idea de la tasa turística ni es el momento de plantearlo por la coyuntura»

Francisco Rueda, concejal de Turismo, Promoción Económica y Empleo de Toledo. - Foto: Yolanda Lancha

Hay ya efectos por el coronavirus?
Nos llegan datos de hosteleros y guías diciendo que hay cancelaciones. Por la oficina de turismo municipal en febrero han pasado 4.238 personas, mitad y mitad nacionales y extranjeros, y el año pasado fueron 5.724. Vemos que ha habido una caída, sin embargo ha habido más visitas que en enero. En la oficina no somos capaces de decir la incidencia y también hay que tener en cuenta que por aquí solo pasan viajeros que van por libre, no los grupos o quienes traen guía que es probablemente donde afecten esas renuncias.
¿Han recibido alguna instrucción para aplicar medidas en eventos o en el trenecito…?
Por ahora hay normalidad y debemos seguir las instrucciones de la autoridades de Sanidad. Creo que hay que trasmitir un mensaje de tranquilidad. Puede parecer mucho pero es poca la gente infectada, el número probablemente crecerá durante semanas, y parece una enfermedad no muy grave que nuestro sistema sanitario es capaz de asumir perfectamente. Más que los sanitarios me preocupan los aspectos económicos.
Toledo siempre ha tenido éxitos con los grandes eventos como el año Greco o la capital gastronómica. ¿Cuál va a ser el siguiente acontecimiento?
En centenario de Alfonso X para el año que viene aunque los primeros eventos del programa son inminentes, sin ir más lejos la exposición ‘Burgos-Toledo. Orígenes de España’.   
¿Este tipo de reclamo funciona como promoción?
Cada vez que ha habido un evento de estos Toledo ha subido un escalón y además ha proyectado una imagen muy positiva de la cuidad, cultural, gastronómica… Estoy absolutamente convencido que la capitalidad gastronómica ha contribuido también a mejorar muchísimo la oferta hostelera de la ciudad, en cuanto a comida y en cuanto a servicio profesional. Hoy somos una referencia en este campo. No solo se sube un escalón y se convierte en un atractivo para generar más visitantes sino que mejora la imagen de la ciudad y favorece el turismo de calidad que es uno de nuestros objetivos.
Por muy limpia, segura, bien comunicada, etc., que esté la ciudad la imagen que se lleva el turista procede del restaurante, el hotel, el taxista… ¿La profesionalidad en el sector está a la altura?
El sector está muy concienciado. El proyecto Sicted (Sistema Integral de Calidad Turística en Destinos ), junto a la Secretaría de Estado de Turismo, -en Fitur nos ha reconocido como segundo mejor destino- se basa en esa idea: si yo tengo un restaurante no vendo mi establecimiento sino que entre todos estamos vendiendo el destino Toledo. Cada vez más entidades y empresas lo tiene claro y colaboran con el Ayuntamiento en mejorarlo. Cuando un turista acude a una ciudad va  percibiendo sensaciones y una mala experiencia con un solo eslabón de la cadena debilita la imagen por mucho que el resto hayan podido esforzarse. Todos tenemos una empresa común que es Toledo y es posible que un cliente que sale contento del restaurante compre más en la tienda.
¿Que 'Puy du Fou' se asiente a las puertas de Toledo puede favorecer o perjudicar el turismo tradicional?
El parque temático va a ser un antes y un después del turismo en la ciudad. En ningún caso creo que vaya a ser una merma para el Casco, todo lo contrario. Tras el arranque del año pasado he recibido bastantes correos de gente que ha ido al espectáculo y le ha picado la curiosidad de acercarse luego a la ciudad, por ejemplo para ver la mezquita del Cristo de la Luz y el original con todo su entorno superó con creces sus expectativas.
¿Augura el éxito?
No hay más que hablar con los hoteles o con Renfe. Están ofreciendo paquetes que incluyen Puy du Fou porque el espectáculo acaba de noche y es una invitación para quedarse a dormir y recorrer los mismo lugares al día siguiente. Esa relación va a funcionar pero que lo haga en mayor o menor medida va a depender, en parte, de la inteligencia de la ciudad, del Ayuntamiento, de las empresas… que por ahora lo están haciendo muy bien para aprovechar esta oportunidad de oro.
Que una empresa como esta haya elegido Toledo ¿significa que la ciudad está bien situada en el mapa de la economía?
El presente y el futuro de Toledo es halagüeño, le va bien porque sabe aprovechar oportunidades, los datos de afiliación a la Seguridad Social dicen que ha creado más empleo en 2019 que cualquiera de las capitales de Castilla-La Mancha y se ha convertido en la locomotora de la región, por delante de Guadalajara o de Albacete.

¿Qué opina y qué puede contar sobre la tasa turística?
Lo llamamos tasa pero realmente es un impuesto, por lo tanto el Ayuntamiento no puede establecerlo sino que fijarlo sería competencia de la Junta de Comunidades. Lo tienen Cataluña, Baleares y creo que Valencia, el resto de España ninguna Comunidad ni ayuntamiento cobran ese recargo.
¿Cómo funcionaría?
Suponiendo que la Comunidad Autónoma lo regulara habría que verlo: puede ser de adscripción voluntaria u obligatoria; si lo cobra la Administración regional, la local o a medias; si es impuesto finalista que dedique la recaudación a promoción turística o a sostenibilidad de los lugares más afectados por el turismo, por ejemplo de mantenimiento del Casco Histórico… Todo eso lo debe decidir, en su caso, el Gobierno regional.
¿Qué criterio defiende a día de hoy el equipo de Gobierno?
El Gobierno municipal no puede poner un impuesto y tampoco es nuestra intención, ahora mismo, la voluntad de hacer una propuesta para su creación.
¿Por qué razones?
Nuestro objetivo turístico como ciudad es aumentar las pernoctaciones y la estancia media. Ojalá pudiéramos sustituir los excursionistas que vienen cada día, y están a penas unas horas, por gente que pasara la noche. La media de la estancia en Toledo ahora mismo es de una noche y media y el objetivo es que crezca por lo menos hasta 1,7. Esto es un objetivo muy difícil en el que estamos empeñados muchos destinos turísticos. Por lo tanto no parece lógico encarecer la pernoctación.
¿Se entiende que por poco dinero que sea lo que hace es desanimar al visitante potencial?
Competimos con otros destinos como Madrid, Ávila, Segovia… y la tasa para un viajero individual puede no ser significativa pero para agencias que mueven muchos clientes, y deciden si pasan la noche en uno u otro sitio, puede ser un factor clave.
¿Por dónde se puede actuar para aumentar esas pernoctaciones?
Para nosotros es muy interesante fomentar el turismo de congresos, que tiene estancias más largas, y es en ese campo si que las ciudades compiten mucho entre ellas. Por lo tanto, de nuevo, encarecer la llegada de turismo podría ser un problema.
El sector puede estar tranquilo.
Es que, en el escenario que estamos de pura coyuntura socioeconómica -con el Brexit, con cierta ralentización de la economía mundial, con los efectos del coronavirus- ni estamos por la idea de la tasa ni es el momento de plantearlo.
¿Sabe si la Junta de Comunidades está en la misma línea?
Por lo que hemos hablado, informalmente, no lo tiene en su agenda.
¿Cómo está funcionando el Palacio de Congresos?
Muy bien, es una infraestructura muy valiosa para el turismo de congresos. Toledo está creciendo mucho en esta faceta porque la ciudad avanza con el viento de cola por la proximidad de Madrid, que tiene una actividad congresual muy fuerte y empieza a estar colapsada. Nosotros tenemos muy buenas comunicaciones por carretera y por el AVE y esa conectividad se amplía a todo el mundo a través de la T4 que es el aeropuerto de Toledo. Además, aparte del Palacio de Congresos, disponemos de otros espacios como el Hotel Beatriz, la Universidad, los salones de las cajas… Hay un abanico de sitios estupendos para eventos más pequeños y luego se añade el valor del Casco Histórico como polo de atracción. Es todo un reclamo para cualquier organización que quiere ofrecer eventos, tanto a nivel nacional como internacional. Estamos trabajando en reforzar y potenciar el turismo de congresos con una oficina de congresos que espero que tengamos lista pronto.
Los guías están de actualidad por la polémica sobre su acreditación. ¿Qué opina el Ayuntamiento?
No es competencia nuestra regularlo pero nuestra postura es apostar, siempre, por la calidad y por el consenso de todos los actores que participan en esta actividad.
¿Es importante que la información que dan sea real, no inventada? Se oye cada cosa cuando se pasa cerca de algunos…
No lo sé, dudo que inventen y las quejas que recibimos no van por ahí aunque hay que tener claro que cuando uno visita la ciudad y contrata un guía no tiene por qué conocer la historia, el arte, los monumentos... para valorar si le han contado datos ciertos y además puede que no vuelva en mucho tiempo. Por lo tanto el mercado no serviría para regular la actividad. Habrá que establecer otro mecanismo para asegurar la calidad porque es importante en la medida que son la imagen de la ciudad.