«Entiendo las protestas y con toda la razón del mundo»

Raquel Jiménez
-

El técnico CF Talavera comprende el enfado de los aficionados tras el 0-2 ante el Cádiz B en un partido que «perdimos justamente»

Alcoy se dirige al banquillo antes del inicio del choque. - Foto: Ferrero

El entrenador del CF Talavera, Fran Alcoy, fue despedido el domingo con gritos de una parte de la afición pidiendo su dimisión.  «Tienen razón», fue la respuesta del técnico en la rueda de prensa posterior el 0-2 ante el Cádiz B. Y es que «el equipo no ha jugado un buen partido y creo que hemos perdido justamente».
Considera que hasta el penalti que significó el 0-1 en el minuto 39, «el equipo ha estado ahí, creo que correcto»; ante un adversario «difícil, aunque pueda parecer que no». Pero después de la pena máxima, el preparador reconoció que el Talavera «se ha venido abajo, ha estado nervioso, impreciso,  voluntarioso pero sin lo necesario para sacar un partido en el que te juegas mucho y es de mucha responsabilidad». Pero «nunca se ha captado que el equipo pudiera levantar el partido». En este sentido, admitió que «no hemos estado al altura, yo el primero como máximo responsable».
Ante esto, como es lógico, «la afición protesta porque ve el equipo no está jugando bien, ni sacando resultados y son ya nueve jornadas». Por tanto, «entiendo las protestas y con toda la razón del mundo». Máxime teniendo en cuenta que el CF Talavera es ahora mismo colista del Grupo IV de Segunda B con tan solo 6 puntos.
El problema del conjunto talaverano puede estribar en que se ha metido en una espiral de la que, sobre todo psicológicamente, le cuesta salir: «Es un equipo que no está reaccionando mentalmente bien ante las adversidades; sales al campo y como ves una situación mala, a la mínima que te dan una, te hacen mucho daño». Lo que le ocurre a cualquier equipo que «va mal clasificado».
Por ello, Alcoy entiende que los males del Talavera tienen un origen mental:«Cuando los equipos se encuentran en una mala situación, es la cabeza». Porque por lo demás, «entrena todos los días y no tiene por qué estar mal físicamente, pero cuando la cabeza no te funciona, las piernas no te responden».
Como es obvio, «necesitas resultados que levanten el ánimo del jugador porque las charlas, los conjuros y todo eso cuando llega el partido, es otra cosa». Reconoció, en definitiva, que «tampoco te sé decir porque nadie que está en esta situación te lo sabe decir»; porque «entras en un bucle y a la mínima que haya un cambio de viento, te afecta y te da y no reaccionas».
Lo que está claro es que «si hay alguna manera de sacarlo es estando unidos, siendo más fuertes y trabajando para cambiar las cosas porque no hay una varita mágica».
No es la primera vez que Alcoy se ve en esta situación; hace dos temporadas «acabamos jugando Copa del Rey». Y ahora «hay que cambiar cosas y depende mucho del entrenador y del cuerpo técnico, y también de los jugadores quienes tienen que dar un paso al frente en la competición».
El preparador manifestó que «el momento es cuando arranca el partido porque durante la semana hablamos, pero después nos hacen falta más cosas en el campo y no las estamos poniendo».
Por descontado el técnico aseguró que se siente con fuerzas para sacar adelante esta situación:«Por supuesto; ahora lo vemos todo muy mal, pero tocará levantarse e ir a entrenar». Ahora bien, reiteró que «tenemos que cambiar muchas cosas».