Montearagón no falta a su cita en torno al vino

Mario G. Gutiérrez
-

El último fin de semana de este mes la población toledana será referente nacional albergando bodegas de todo el país

Montearagón no falta a su cita en torno al vino

Montearagón volverá a ser por decimocuarto año referente del vino durante su Feria Medieval. Será el último fin de semana de septiembre, cuando este pequeño municipio del Valle del Tajo, acoja la celebración del vino.
Así lo explicaban en el acto de presentación de la feria al que asistieron ayer el delegado de la Junta en Talavera, David Gómez, y el delegado provincial de Agricultura, Jesús Fernández, en Talavera de la Reina, junto al alcalde de Montearagón, Teodoro Jiménez, y la diputada provincial de Turismo, María Jesús Pérez. La programación de la próxima XIV edición de la Feria Medieval del Vino de Montearagón se celebrará el último fin de semana de septiembre.
La fiesta, que celebrará este año su decimocuarta edición, contará con más de 25 bodegas de la Denominación de Origen Méntrida, de distintos puntos de la comarca de Talavera, además de la Comunidad de Madrid y de  otras como Osborne, Pagos de Marqués de Griñón, Capilla del Fraile o González Byass, todas ellas con bodegas en la zona de Talavera, tal y como destacó tanto el delegado de la Junta en Talavera, David Gómez, como el delegado provincial de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Jesús Fernández, quien también han resaltado que la Feria Medieval del Vino de Montearagón «se ha convertido ya en una fiesta consolidada».
El propio delegado de la Junta de Comunidades, añadía que Talavera y su comarca tienen productos agroalimentarios «de primera calidad», como el aceite de oliva, la miel, carnes, «a los que se añaden sus excelentes vinos de calidad de origen, que pueden competir con cualquiera».
María Jesús Pérez, diputada de Turismo, Artesanía y Deportes,  destacaba que «esta feria tiene ese doble interés de acercar y dar a conocer los caldos de calidad que producen los viticultores toledanos  y  un revulsivo para el turismo enológico de la provincia como para la propia localidad».
Precisamente, en el número de visitantes hacía hincapié Teodoro Jiménez, alcalde de Montearagón, quien destacaba los más de 20.000 visitantes que recibió la feria, además de poner en valor el significativo apoyo promocional tanto por parte del Gobierno regional como por la Diputación Provincial de Toledo.
Asimismo, Jiménez detallaba que la próxima celebración de esta Feria del Vino, enmarcada en un ambiente medieval, contará, además de con las tradicionales catas comentadas por profesionales y las representaciones de la llegada de las vendimiadoras y del proceso de elaboración del vino, a cargo de distintas asociaciones del municipio.
Todo ello junto a otras muchas actividades para mayores y pequeños, como pasacalles, cuenta-cuentos, talleres de manualidades y de pisado de uva, representaciones de circo de calle y de teatro de títeres, actuaciones musicales, así como museos de herrería, de corcho, de trajes del medievo, o de carpintería, entre otros, además de distintas degustaciones culinarias de paella o de migas.
De este modo, este encuentro de carácter anual se convierte en un éxito por su consolidación a través de uno de los productos más representativos de la provincia de Toledo, que convierten a la localidad, no solo en el centro de atracción vinícola de la comarca, sino nacional, hecho que queda reflejado en el número creciente constante de bodegas y marcas que asisten al encuentro, así como en el aumento del número de visitantes.
tierra de vino. Montearagón es uno de los más de 50 municipios pertenecientes a la provincia de Toledo que aglutina la Denominación de Origen Méntrida y su cooperativa ‘San Miguel Arcángel’, fundada en 1966, cuenta con 125 socios, con viñedos localizados tanto en el propio Montearagón, como en Cebolla, Los Cerralbos y Santa Olalla, de las variedades de uva cencibel, syrah, garnacha y carbernet suavignon.
Esta cooperativa elabora los vinos tinto y blanco joven de la marca ‘Grullero’ de Denominación de Origen Méntrida, con una producción media de 24.000 botellas de vino tinto y 14.000 botellas de vino blanco.