scorecardresearch

El HUT reduce cirugías ante la falta de camas libres

Mario G. Gutiérrez
-

Así lo denunció ayer el sindicato CSIF, afirmando que los pacientes pendientes de ingreso habían sido repartidos por las distintas unidades del hospital

El hospital está experimentando estos días un pico en el número de atenciones. - Foto: L.T.

El Hospital Universitario de Toledo no termina de recobrar la calma y siguen siendo los problemas en la ubicación de los ingresos un quebradero de cabeza que lo tienen de constante actualidad.

Tal y como informaba la Consejería de Sanidad, ninguno de los pacientes que ayer se encontraban a la espera de cama en el servicio de Urgencias quedó sin ser ubicado, pero según explican fuentes de UGT, la medida no fue ubicarlos en habitaciones, sino que se optó por doblar el espacio en los boxes y bajar camas de la clausurada planta Covid.

Sin embargo, a causa de esta masificación incontrolada en Urgencias y la necesidad de camas, el sindicato CSIF denunciaba que «el Hospital Universitario de Toledo suspende parte de la actividad quirúrgica programada por falta de camas». 

Desde el Sescam reconocen que en la jornada de ayer «de manera puntual», hubo que reprogramarse el parte quirúrgico, y que de un total de 35 pacientes para ser intervenidos, se intervinieron 27, quedando el resto «programados en menos de una semana». Desde el servicio de salud destacan que «se mantuvo toda la actividad quirúrgica y que esta reprogramación no afecta a pacientes con patologías no demorables ni oncológicas», y  que «se ha intervenido a todos aquellos pacientes que estaban ingresados precisamente para ser operados».

Y es que, la práctica de suprimir algunas cirugías no urgentes pero que requieren un postoperatorio con ingreso es algo recurrente, según explican desde el CSIF a La Tribuna. El sindicato de funcionarios califica como «raro» que un hospital con poco más de seis meses en funcionamiento «le ocurra lo mismo que al Virgen de la Salud y nadie lo pretenda corregir».

Además, este sindicato aprovecha para reivindicar su «no al cierre de las plantas Covid», algo que provoca que «pacientes con PCR positiva se vean ubicados en plantas en las que hay pacientes no contagiados». 

Por su parte, desde el Sescam responden a esta afirmación que «los pacientes positivos van a planta de positivos», aunque reconocen que «alguno puede ser positivo pero tener la CT alta, mayor de 32, y eso quiere decir que ya no es contagioso. Medicina Preventiva lo escribe y sube a planta limpia con este aviso», sentencian.

Respecto de este tema y las versiones de Satse y CSIF, que coinciden en que hay una planta Covid abierta y otra cerrada, fuentes de UGT consultadas por este medio se desmarcan y afirman que «hay tres plantas de Covid abiertas y llenas» y que además desde la Gerencia se cuenta con la previsión de «20 camas libres en la planta de medicina interna» para seguir ubicando pacientes que ingresan por otras dolencias y son positivos en coronavirus. La unión de trabajadores concluye su información afirmando que después de que sean ocupadas estas dos decenas de camas «no sabemos dónde ingresarán los nuevos pacientes».

A todo ello, según informaciones facilitadas por el Satse, a las 8:00 horas de la mañana de ayer eran de nuevo 37 los pacientes que esperaban cama en el servicio de Urgencias para ser ingresados.

Algo que al sindicato de enfermeros parecía «incomprensible» cuando existe «una planta Covid con 38 camas cerradas».

Según las versiones ofrecidas por los tres sindicatos, el cierre de la planta Covid, además de una ligera mejoría a primeros de junio en las previsiones de ingresos, pudiera responder a que los trabajadores han sido redistribuidos en los diferentes servicios del hospital de cara a cubrir las posibles ausencias de personal derivadas del periodo vacacional. 

Algo que según CSIF «es habitual durante el mes de agosto, donde baja el número de cirugías programadas pero no en meses en los que los quirófanos debieran funcionar a pleno rendimiento», algo que «no es normal» del mismo modo que a su entender tampoco lo es el hecho de que «siempre haya 15 o 20 pacientes de forma sistemática esperando cama en Urgencias», y recuerdan que este es una unidad de «atención y diagnóstico, no de hospitalización».