scorecardresearch

Un robot híbrido para volver a andar

Jaime Galán
-

Científicos e ingenieros presentaron en el Hospital Nacional de Parapléjicos el proyecto Tailor, que busca mejorar la rehabilitación del paciente con lesión medular combinando el uso de un exoesqueleto con la estimulación eléctrica en la musculatura

Nunca es fácil reponerse a una lesión que reduzca tu movilidad o que te impida andar, pero siempre es de agradecer cualquier avance científico que haga la vida más fácil del paciente. Ese es uno de los objetivos que busca el proyecto Tailor, presentado esta mañana en el Hospital Nacional de Parapléjicos. Un proyecto que consiste en crear un robot híbrido para ayudar en la rehabilitación de los pacientes con lesión medular, u otras similares, y que busca adaptarse al enfermo para que este reciba un tratamiento más personalizado. El robot en cuestión combina tres disciplinas científicas; el uso de un exoesqueleto, lo que viene a ser una estructura que se viste sobre el cuerpo humano para asistir a sus movimientos o capacidades; la neuroprótesis, que es un sistema de estimulación eléctrica funcional, mediante el cual, a través de electrodos, se transmiten corrientes eléctricas en los músculos; y una última parte de estimulación biomecánica, para encontrar los parámetros óptimos de funcionamiento del dispositivo. En las tres disciplinas participan el Hospital Nacional de Parapléjicos, el CSIC y la Universidad Politécnica de Cataluña.

Los pacientes que sufren enfermedades medulares están acostumbrados a usar exoesqueletos en su proceso de rehabilitación. La novedad de este nuevo proyecto se diferencia en que el paciente va a notar, además del efecto del exoesqueleto, un sistema de electroestimulación que va a contraer sus músculos, facilitando el movimiento  de la persona mediante la combinación de dos tecnologías. Según Antonio del Ama, coordinador del proyecto, añadir la electroestimulación va a permitir dos cosas: «en primer lugar, un mayor efecto rehabilitador sobre el paciente, ya que no solamente se mueven sus piernas, sino que su musculatura se está contrayendo; y el segundo caso que, en consecuencia del aporte eléctrico dirigido a la musculatura, provocaría que el exoesqueleto pueda ser más pequeño y se pueda optimizar al paciente». Del Ama también añadió que contemplan la hipótesis de que la electroestimulación reduzca el tiempo destinado a la rehabilitación, «pero no está demostrado».

El consorcio Tailor se encuentra actualmente en una fase inicial, «realizando investigaciones y terminando de conocer los criterios de adpatación, de medición y adaptación a las necesidades del paciente», detalló Antonio del Ama. Proceso que se está probando en voluntarios sanos y que, según anunciaron, comenzará a probarse en pacientes del Hospital Nacional de Parapléjicos a finales del mes de febrero o comienzos de marzo.  Preguntado Antonio del Ama por el futuro precio que tendrá este robot, dijo no estar seguro porque conoce el precio de coste inicial y no el del mercado, pero lo comparó con el valor que puede tener un vehículo. Lo que sí matizó es que si finalmente la electroestimulación reduce el motor del exoesqueleto «podría repercutir en un abaratamiento de su precio».

Ejemplo práctico del robot en el Hospital Nacional de ParapléjicosEjemplo práctico del robot en el Hospital Nacional de Parapléjicos - Foto: David PérezDiana Herrera, ingeniera biomecánica del Hospital y la encargada de explicar el funcionamiento del robot, afirmó que este producto tendrá la ventaja «de combinar las propiedades de una terapia asistida por robot con lo que es el reaprendizaje del movimiento que efectúa la neuroprótesis». Por su parte, Juan Moreno, científico titular del Instituto Cajal del CSIC y coordinador de la parte de estimulación eléctrica, destacó que el objetivo real del proyecto «no es encontrar una solución definitiva para todos, sino una modular para otorgar un trato más personalizado a cada paciente».