scorecardresearch

Habrá Cabalgata de Reyes pero acabará en la puerta Bisagra

Jaime Galán
-

El Ayuntamiento tomó la decisión de acortar el recorrido para evitar aglomeraciones en calles estrechas. La Cabalgata volverá tras un año sin desfilar por la pandemia y dedicará una carroza a Alfonso X 'El Sabio'

La Cabalgata no llegará a Zocodover para evitar las aglomeraciones. - Foto: Yolanda Redondo

Es una de las actividades con más éxito de la programación navideña y no podía faltar. O, al menos, así lo entienden desde el Ayuntamiento de Toledo. En medio de la tendencia ascendente de contagios de coronavirus, el consistorio decidió no suspender la tradicional Cabalgata de los Reyes Magos, pero sí tomar precauciones. El desenlace final será acortar su recorrido en la puerta de Bisagra para que las carrozas junto a sus pajes no provoquen aglomeraciones entre las calles más estrechas del Casco Histórico. Por tanto, esta edición de la Cabalgata, en su vuelta tras ser suspendida el año pasado, partirá como acostumbra desde el Centro Cívico de Buenavista a las seis de la tarde en dirección a la avenida de Portugal y seguirá desfilando por la avenida de Barber, la avenida Reconquista y finalizará su paseo, como novedad, en los alrededores de la puerta de Bisagra. Hay que recordar que el escenario elegido para terminar la Cabalgata este año fue el mismo en el que el año pasado, pese a no haber desfile, los Reyes Magos compartieron regalos e ilusión con los más pequeños cumpliendo las medidas de seguridad.

Otra de las novedades de este año, es que Melchor, Gaspar y Baltasar irán acompañados de jinetes vestidos de época en homenaje a Alfonso X 'El Sabio'. Con motivo de el VIII Centenario de su nacimiento, el monarca nacido en Toledo también contará con una carroza dedicada a su figura. Junto a la carroza del rey sabio y la de los tres Reyes Magos,  desfilarán seis carrozas más, junto a algún que otro pasacalles.

La última Cabalgata de Reyes que recorrió las calles de la ciudad fue en enero de 2020, justo antes de la pandemia, y reunió a más de 500 participantes en el desfile con la llamativa aparición a los ojos de los niños, y no tan niños, de dromedarios o pajes en parapente. Durante el recorrido, que ese año sí que llegó hasta la plaza de Zocodover, se repartieron 6.000 kilos de caramelos, 1.500 balones y otros 8.000 productos a modo de regalos de las empresas patrocinadoras. 

A modo de anécdota ese último desfile también pudo haber acabado su trayecto en la puerta de Bisagra, pero en esa ocasión habría sido ante el infortunio de un problema técnico en una de las carrozas. Finalmente, Melchor, Gaspar y Baltasar pudieron llegar juntos a la plaza de Zocodover, solo que con un poco de retraso. 

Como bien mencionó la alcaldesa de Toledo Milagros Tolón en fechas anteriores, los encargados de encarnar a los Reyes Magos en este desfile serán representantes de diferentes entidades solidarias de la ciudad.

El caso es que un elemento tan fuerte como la ilusión de un niño por ver a los Reyes Magos seguirá viviéndose este año en Toledo pese al incremento de contagios de coronavirus en las últimas fechas.