scorecardresearch
Ignacio Ruiz

Cabalito

Ignacio Ruiz


Medias verdades

23/11/2022

Estamos en mitad de una batalla, moral, más que física, contra las fake news. Pero nos estamos acostumbrando a las medias verdades y, no por ello, consideramos ofensivo lo que termina siendo una falsedad en ciernes.
Trabajar, vivir y convivir cada día se está poniendo más difícil, porque las medias verdades contaminan el ambiente, las relaciones y la interacción entre los individuos. Unos porque dicen que la sociedad no está preparada para la verdad verdadera; otros abogan por mantener el poder de la información bajo su control, por beneficio personal y oprobio institucional; los más por mero prurito de cuñadismo elevado a la enésima potencia.
Estamos a falta de 6 meses de las elecciones que darán un vuelco en el panorama político español, aunque no está aún ni el pescado vendido ni el oso ha sido abatido. Quedan 6 meses en los que las medias verdades se convertirán en falsedades absolutas. Los planes pintados en los presupuestos regionales servirán para malgastar el presupuesto en el primer semestre y, desde el mes de marzo ya no se ejecutará nada absolutamente.
Lo malo de esta parálisis tan escandalosa está basada en la falta de altura de miras que minusvalora el poder de gestión de los funcionarios públicos que, cada día, hacen todo lo que pueden con las pocas y malas herramientas que el gobierno les surte.
La publicación de las plazas de empleo público es un ejemplo de medias verdades con la complicidad de los sindicatos, hay vacantes y no cubrirán esos puestos. Los guardan para otorgar prebendas a su red clientelar y pagar favores. Faltan arqueólogos en plantilla, no interinos bajo nómina de empresas externas, faltan restauradores que ayuden a dictaminar cómo y qué se tiene que conservar y restaurar de nuestros bienes inmuebles con mayor celeridad. Necesitamos técnicos superiores de museos, para no tener que estar importando funcionarios de Madrid para cubrir puestos de directores de museos como en Cuenca.
Necesitamos de tantas cosas y de tantas especialidades que, cuando aparecen las manifestaciones de sanitarios, en otras comunidades autónomas es cuando realmente vemos las medias verdades que algunos nos venden por los medios de comunicación. Aquí necesitamos sanitarios, y museólogos, y técnicos en Turismo, y profesores, veterinarios y tantos otros, pero preferimos echar la culpa a las fake news.