Por la octava de Pentecontés

Redacción
-

La decisión de volver a celebrar el Corpus en su fecha tradicional y su defensa del rito mozárabe fue muy aplaudida por los toledanos

Por la octava de Pentecontés - Foto: David Pérez

Braulio Rodríguez Plaza recibió ayer el título de hijo adoptivo de la ciudad de Toledo. Braulio Rodríguez Plaza. Este reconocimiento coincide con su relevo como Primado de España al haber cumplido ya los 75 años, también por su decisión de 2010 para que la procesión del Corpus Christi volviera a celebrarse en su tradicional fecha del primer jueves de la Octava de Pentecostés, respondiendo al clamor popular de los toledanos, y por la recuperación del rito Hispano Mozárabe en esa celebración.
Rodríguez Plaza nació en Aldea del Fresno (Madrid) el 27 de enero de 1944. Desde 1960 realizó estudios humanísticos, filosóficos y teológicos en los Seminarios Menor y Mayor de Madrid.
En 1973 se licenció en Teología Bíblica en la Universidad Pontificia Comillas y tras dos años de estudio, de 1979 a 1981, se diplomó en Sagrada Escritura por la Escuela Bíblica de Jerusalén. Además, en 1990, se doctoró en Teología Bíblica por la Facultad de Teología del Norte de España, sede de Burgos. Recibió la Ordenación sacerdotal el 3 de abril de 1972 en Madrid y sirvió a esa diócesis durante 15 años en las parroquias de Cubas de la Sagra, San Miguel en Carabanchel y San Fulgencio. Además fue capellán de la ermita de San Isidro.
Entre 1984 y 1987 fue Formador del Seminario Diocesano de Madrid. El 13 de noviembre de 1987 fue nombrado Obispo de Osma-Soria. Recibió la ordenación episcopal el 20 de diciembre del mismo año y permaneció en la diócesis soriana hasta que fue nombrado Obispo de Salamaca el 12 de mayo de 1995. Tomó posesión el 9 de julio.
El 28 de agosto de 2002 el Santo Padre le nombró Arzobispo de Valladolid y tomó posesión de la diócesis el 13 de octubre del mismo año.
El 16 de abril de 2009 Benedicto XVI lo nombró Arzobispo electo de Toledo, en sustitución del Sr. Cardenal, don Antonio Cañizares Llovera, tomando posesión de la Sede el día 21 de junio de 2009. Es el Arzobispo 120 en la sucesión apostólica de los Pastores que han presidido la archidiócesis primada.
El papa Francisco acepta su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis de Toledo el 27 de diciembre de 2019, aunque seguirá al frente como administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor.