scorecardresearch
Alejandro Ruiz

EL REPLICANTE

Alejandro Ruiz


El Concilio de Trento

03/02/2022

Hoy se afronta la decisiva votación de la reforma laboral, uno de los hitos de esta ominosa legislatura. Si lee esto por la tarde, ya sabrá si finalmente se ha pactado con Ciudadanos, o si ERC y PNV han conseguido las suficientes prebendas para aceptar la reforma.
Con la reforma laboral que se somete a aprobación, podría parecer que el Gobierno de España pretende ser como el Concilio de Trento de la Iglesia Católica, donde se aprobaron una serie de decretos doctrinales con respecto a sus dogmas, como contrarreforma a la Reforma protestante de Lutero. Pero no, pase lo que pase y pese a las apariencias, la triunfadora de la tarde será la mismísima exministra Fátima Báñez, con dos orejas, rabo y vuelta al ruedo, porque esta reforma-contrarreforma es solo una especie de maquillaje en la habitual dinámica propagandística del Gobierno para convencernos de que se trata de una auténtica revolución laboral.
Maquillaje de la reforma laboral contenida en el Real Decreto-Ley 3/2012, de 10 de febrero, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral, aprobado por el Consejo de ministros de Mariano Rajoy, que se modifica ahora en muy bajo porcentaje vinculado exclusivamente con la regulación de parte del marco normativo de las relaciones laborales. Maquillaje de Yolanda Díaz, que se la juega por renunciar a la derogación y hacer de mozo de espadas de Fátima al mantener la esencia de la reforma.
Lo cierto es que la reforma que hoy se somete a aprobación en el Congreso viene aprobada y en funcionamiento por el Real Decreto-Ley 32/2021 de medidas urgentes para la reforma laboral, la garantía de la estabilidad en el empleo y transformación del mercado de trabajo, que entró en vigor el pasado 31 de diciembre de 2021, salvo los nuevos contratos temporales y los límites a la duración del contrato temporal que entrarán en vigor el 31 de marzo de 2022. En todo caso, con un mes de vigencia la situación laboral del pasado mes de enero se resume en más de lo mismo; en 200.000 ocupados menos, elevándose el paro en 17.173 personas en enero tras diez meses de caída, en la destrucción de 197.750 empleos, al tiempo que suben los afectados por ERTE hasta superar los 105.000, con el dato positivo de que la contratación indefinida escaló su nivel máximo en un mes de enero, con 238.673 contratos indefinidos. De tal manera que el desempleo ha vuelto a incrementarse en España, pero con el menor repunte en enero desde 1998, puesto que enero suele ser malo al destruirse puestos de trabajo por el fin de la campaña de Navidad.
En resumen, los revolucionarios contrarrevolucionarios de la contrarreforma de la reforma parten de seguir hoy con la cifra total de 3.123.078 parados, aunque todavía es pronto para valorar los resultados tridentinos.