Consuegra, batalla segura

Ana Martínez
-

El Ayuntamiento va a celebrar la Batalla Medieval el fin de semana del 15 y 16 de agosto con estrictas medidas Cita previa, grupos reducidos, sesiones en el Castillo con desinfección de espacios entre ellas

La Batalla Medieval de 2020 se circunscribirá exclusivamente al interior del recinto del Castillo, donde se llevarán a cabo 14 exhibiciones diarias, «las más simbólicas», siete de mañana y siete de tarde. - Foto: La Tribuna

Van a cumplir 24 años. Y será un cumpleaños muy especial. Porque la Batalla Medieval de 2020 en Consuegra va a ser segura, tanto como la fortaleza  que se alza en el cerro calderico desde donde la localidad toledana se exhibe a kilómetros de distancia con un sello de identidad propio.
Y es que el Ayuntamiento de Consuegra, con su alcalde, José Manuel Quijorna, a la cabeza, está decidido a «estar a la altura  de un destino turístico consolidado como es Consuegra y no podemos eludir responsabilidades».
Porque aunque reconoce que «lo más fácil hubiera sido no hacerlo», Quijorna considera que  «desde el punto de vista promocional le viene bien al municipio  porque fortalecemos la marca, la renovamos y decimos: ‘estamos aquí, no hemos desaparecido’». Todo ello, con la mirada puesta en recuperar la actividad turística y económica del municipio bajo la premisa de la «bioseguridad». Una premisa que se va a regir por estrictas medidas de distanciamiento, concertación de citas previas, reducción del tamaño de los grupos -incluso en un número menor al permitido- y una trazabilidad de cada uno de los visitantes que, voluntariamente, ofrezcan sus datos para poder informar en cualquier momento de un posible contagio.
«Lógicamente tenemos que aplicar el protocolo con intensidad, pero también tenemos que tener en cuenta que Consuegra es el segundo destino turístico de la provincia de Toledo y no podemos cancelar eventos de este tipo», reitera un alcalde consaburense convencido de que las medidas que se van a aplicar (y que se vienen aplicando desde que en junio arrancaron poco a poco con la apertura al turismo) van a garantizar la seguridad de locales y visitantes y a asegurar el pleno disfrute de una Batalla Medieval diferente, «especial y simbólica».
Y para que esto sea así, no duda en agradecer «hasta la extenuación» el esfuerzo que está realizando la Asociación Batalla Medieval «en este contexto tan endiablado que tenemos» para poder ofrecer al turista una batalla que quedará encerrada entre las paredes del Castillo y que será única por las circunstancias. «Vamos a mostrar la esencia de la Batalla Medieval dentro de los muros del Castillo», resume José Manuel Quijorna.
Porque, de lo que sí van a prescindir durante el fin de semana del 15 y 16 de agosto es de las ambientaciones de calle, del mercadillo y de las escenas al aire libre en la Plaza de España y en la Plaza de Toros. Lugares en los que la concentración de público se hace incontrolable con los riesgos que esta situación entraña.
El coordinador de Turismo, José Manuel Perulero, detalla el protocolo diseñado para la ocasión -que  ya están experimentando con éxito con las visitas al Molino, el Castillo y el Museo- señalando que «no queremos llegar al aforo máximo que permitiría ‘la nueva normalidad’ y hemos decidido seguir con las recomendaciones de la Fase 3 de la desescalada». Así, pese a que podrían organizar grupos de 30 personas, «hemos decidido trabajar en un modelo de Fase 3, es decir, que el número máximo de personas por grupo es de 20». De este modo, frente a las 45 de otros años, los grupos estarán conformados por un ‘exclusivo’ grupo de público que tendrá la ventaja de poder «disfrutar con más detalle de las escenas», explica el coordinador de Turismo.
Un valor añadido a la seguridad y una estrategia inteligente en caso de que se produjera una vuelta atrás en la situación sanitaria para la que ya estarían preparados y adaptados.
Los visitantes han de concertar la cita previa con día y hora concretas y será un guía local el que los acompañe en todo momento. Cada uno de los integrantes del grupo  -voluntariamente puesto que se trata de datos personales- podrá dar un correo electrónico y un teléfono de contacto, de modo, que los responsables municipales podrán comunicar cualquier incidencia a estos visitantes en cualquier momento. «Así tenemos la trazabilidad en destino de cada uno de ellos», señala José Manuel Perulero, que pone como ejemplo que si se diera un hipotético caso de coronavirus en un establecimiento o negocio de Consuegra podrían comunicar a todos los que visitaron la localidad en días previos la situación. Y también en el sentido inverso, si alguna de estas personas se viera con síntomas en días posteriores podrían informar de su situación para prevenir y actuar en los lugares y con las personas con las que hubieran estado.
Se trata de medidas que el público que en estos dos meses ha recibido Consuegra están siendo muy bien aceptadas y respetadas, celebra el alcalde de Consuegra.
Las sesiones en el Castillo se programarán con media hora de intervalo entre ellas de modo que se puedan llevar a cabo labores de desinfección entre la salida de un grupo y la entrada del siguiente.
Además, se han elegido escenas, como describía el alcalde de Consuegra, «simbólicas, que garantizan en distanciamiento en tres frentes: entre los actores, entre el público y entre los actores y el público».
«Este año hay que mantener viva la tradición», resalta Perulero, «no podemos pensar en grandes afluencias de público, sino en ofrecer una alternativa turística segura, bien gestionada y organizada y un espectáculo de calidad» para que la imagen que exporte Consuegra en circunstancias tan difíciles como las actuales sean un reclamo turístico que se extienda más allá de este verano.
Y en este compromiso también cuentan con la colaboración del sector hostelero y el comercio local que, asegura Perulero, «están fuertemente implicados en ofrecer un servicio con garantías de seguridad».
Porque Consuegra quiere que sus visitantes regresen a sus lugares de origen con la «sensación de la vieja normalidad, de haber pasado un rato agradable, de haber disfrutado de actividades como antes de la pandemia» pero con la diferencia de ir provistos de mascarilla y adoptar medidas higiénicas más extremas que, no obstante, van a ir consolidándose en el hábito diario de la sociedad.
Quien quiera disfrutar de esta Batalla Medieval de Consuegra única, especial, segura y simbólica habrá de concertar la cita llamando a los teléfonos (925 47 57 31 / 925 59 31 18), escribiendo un e-mail a ( info@aytoconsuegra.es) o inscribiéndose en la plataforma online (consuegra.es) a la que se puede acceder desde la web del Ayuntamiento de Consuegra.
Y a su llegada tendrán todos los elementos de seguridad a su disposición como mascarillas y gel hidroalcohólico.
Consuegra Medieval, que se celebra cada año desde 10997 y está declarada de Interés Turístico Regional, transporta al espectador al año 1097, cuando las tropas de Alfonso VIentablaron batalla con el ejército almorávide venido del norte de África dispuesto a frenar la Reconquista y recuperar la península. En la batalla perdió la vida Diego Rodríguez, único hijo varón de El Cid Campeador.