scorecardresearch
Fermín Bocos

CRÓNICA POLÍTICA

Fermín Bocos

Periodista y escritor. Analista político


Cuidado con Marruecos

15/12/2021

Nos acordamos de Marruecos cuando se produce un salto de la valla en Ceuta o Melilla o cuando una patera alcanza las costas de Canarias. Después se apagan los focos de la televisión y nos olvidamos del vecino del sur. Pero en Marruecos están pasando cosas cuyas derivadas nos conciernen.

Rabat está desarrollando de manera acelerada un programa de modernización del armamento de sus Fuerzas Armadas. Han comprado a los EEUU aviones y carros de combate de última generación y reciben entrenamiento de asesores norteamericanos. Con Israel han firmado un acuerdo de cooperación en materia de Defensa y les suministran drones operativos para usos militares.

Marruecos mantiene abierto un enfrentamiento abierto en el Sahara -antigua colonia española- cuyo territorio reclama como propio el Frente Polisario que cuenta con el apoyo de Argelia, país vecino con el que Rabat mantiene congeladas las relaciones diplomáticas y cerrada la frontera. En la disputa por la soberanía del Sahara, Rabat cuenta con el apoyo, decisivo, de Washington (lo hizo explícito Trump y no ha sido revocado por Biden). A ese apoyo podría sumarse ahora el nuevo Gobierno alemán.

Mientras tanto, en Madrid, la Embajada de Marruecos sigue sin titular desde que el Gobierno alauita decidió llamar a consulta a su representante a raíz de la crisis provocada por la acogida en España de Brahim Galli, líder del Frente Polisario. Rabat presiona en todos los frentes -sus lobbies son muy activos- para que la comunidad internacional bendiga la absorción del Sahara. El Gobierno español de momento se mantiene al pairo. La dependencia del gas procedente de Argelia y, sobre todo, las circunstancias que determinan la situación de Ceuta y Melilla, invitan a la prudencia. Pero Rabat está ya jugando la partida en otro tablero y cuenta con aliados muy poderosos. Atención pues a Marruecos porque cualquier día nos podría dar un susto.