Muralla imposible

J. M. Loeches
-

El CF Talavera no pudo inquietar ofensivamente a un Cádiz B al que le bastó con sellar su portería y marcar en el inicio de la segunda parte gracias a un zapatazo de Idrissa (1-0)

Muralla imposible

El CF Talavera volvió de vacío de su visita a la Bahía de Cádiz. La escuadra cerámica se vio incapaz de romper la muralla del filial amarillo a pesar de rondarla, especialmente en la segunda parte. Pero valió un tanto de Idrissa nada más regresar de vestuarios.
Ante la falta de delanteros específicos, Fran Alcoy tuvo que situar a otros atacantes para la posición de ‘9’. El conjunto cerámico salió bien plantado y a la expectativa de algún error del conjunto gaditano, que en los primeros minutos tuvo más el balón. Así, la primera ocasión clara fue suya, en un mal pase de los amarillos que recogió Damián Zamorano. Salió como una escopeta por la derecha, abrió para Expósito y el ‘2’ puso la pelota en el área para que Cristian disparase de manera defectuosa por encima de Juan Flere.
Evidentemente, la calidad del Cádiz B no tardó en salir a relucir y el CF Talavera no tuvo más remedio que parar algunas arrancadas con faltas. De ahí nacieron las réplicas del filial. La más peligrosa la cabeceó Moisés Rodríguez hacia atrás, aunque Iván Buigues no tuvo ni que estirar los brazos, solo ver cómo se perdía por encima de su larguero.
Lo cierto es que en juego, el conjunto blanquiazul (en este caso de negro) le quiso competir la posesión de la pelota al rival, para evitar su peligrosidad. Si es verdad que cuando los gaditanos la tenían en su poder, daba la sensación de poder hacer daño. Entre Sergio Pérez e Iván Chapela lo intentaron por dentro en el minuto 21, pero la defensa estuvo atenta.
Con el paso del tiempo, la primera parte fue tomando forma con el Cádiz B como dominador. Al equipo de Alcoy le acabó empujando para atrás, y la verdad es que apenas sufrió porque las oportunidades volvieron a venir por la vía de la estrategia. El Talavera lo intentó al contragolpe con alguna internada, con centros sin rematador.
Pero el arranque de la segunda parte vino con una pedrada para los talaveranos. Y es que, el Cádiz B se encontró con el primer tanto de la mañana después de un robo de Idrissa Thiam que el mauritano puso en la red con un tremendo zapatazo.
El CF Talavera reaccionó bien al mazazo y se puso a jugar la pelota, o al menos a intentarlo. Ahora era el filial amarillo el que se metió un poco atrás para buscar salidas rápidas. Sin embargo, esa intención de ir más arriba no se tradujo, ni mucho menos, en ocasiones claras. Se puede parecer algo un centro desde la derecha de Ángel López que Damián Zamorano ni remató ni controló. El argetino encima reclamó penalti.
Y en el minuto 54 fue Cristian Fernández el que probó suerte con un tiro desde fuera del área que acabó pegando en un contrario. Ese córner pudo acabar en el empate de no ser por el portero. Juan Flere sacó un remate de su propio compañero Saturday tras un centro de Reguera.
Los de Fran Alcoy controlaron la pelota durante el resto de los minutos, pero siempre faltó una genialidad por dentro para romper la concentración de un Cádiz B.
Ésa pudo haber sido una acción de Zamorano dentro del área, pero la taponó la defensa gaditana. Con un poco menos de un cuarto de hora para cumplirse el tiempo reglamentario, Alcoy cambió a dos de una tacada. Metió a Dorado y a Juanra por Zamorano y Nandi. Hombre por hombre y quizás para resguardar a los suyos de una expulsión.
Sedeño, otro relevo para dar refresco, entró justo antes de otra presión en el área local que acabó en las manos de Juan Flere. El Talavera estaba arriesgando aún con las espaldas desnudas que provocaron contragolpes gaditanos. Ángel López disparó con mucha fuerte desde lejos a tres del final y luego Saturday le quitó un remate claro a Cristian en otra acción comprometida para el Cádiz B. Ni los cinco minutos de descuento survieron para nada. El filial cerró el partido con faltas tácticas. Y en los ensayos, no hubo forma de romper el cero del casillero.