scorecardresearch

La lucha de los vecinos del Polígono por exigir más árboles

Redacción
-

El grupo de Medio Ambiente de la asociación de vecinos El Tajo pide al Ayuntamiento que adopte medidas dentro de sus competencias medioambientales, como la elaboración de un plan de regeneración árborea de toda la ciudad

La lucha de los vecinos del Polígono por exigir más árboles

El grupo de Medio Ambiente de la asociación de vecinos El Tajo ha decidido reaccionar ante la inacción de las administraciones públicas frente a las frecuentes olas de calor que ponen en grave riesgo la salud de la población y para pedir al Ayuntamiento que adopte medidas dentro de sus competencias medioambientales, como la elaboración de un plan de regeneración árborea de toda la ciudad en e lmarco de la lucha contra el cambio climático. 

Para ello, debe contar con los expertos y la sociedad civil para alcanzar el mayor consenso y eficacia posibles. El barrio del Polígono –y por supuesto el resto de la ciudad- no puede ser un calvario para vivir, porque necesitamos árboles que nos cobijen y nos den vida. Es más, cualquier iniciativa urbanística que lleve a cabo el Consistorio debe incluir siempre la mejora medioambiental, tendiendo a reducir el asfalto y el hormigón que elevan sustancialmente la temperatura del entorno.

Estos días de calor intenso los árboles y su sombra son verdaderos refugios acogedores, que en ocasiones nos salvan de posibles golpes de calor o episodios más graves de salud. Son remansos de paz que, además, nos regalan un aire más limpio y respirable. 

Esta demostrado que las zonas urbanas son más calientes que las rurales. La razón es obvia: cambiamos la vegetación por materiales que almacenan y reflejan el calor, como asfalto, piedra, acero o vidrio. Los edificios vidriados actúan como espejos, lanzando los rayos solares al entorno. Estudios científicos señalan que los entornos urbanos sufren temperaturas más altas, de entre seis y diez grados más que las zonas rurales. 

Con el fin de alertar de la gravedad del cambio climático y alentar al Ayuntamiento a poner medidas paliativas que están a su alcance para mitigar sus efectos, hemos convocado al vecindario del Polígono a cobijarnos debajo de un árbol, un acto sencillo pero lleno de agradecimiento a la naturaleza y de llamada de atención a nuestros representantes políticos. O ponemos remedio ya o el futuro será difícil. Por nosotras y nosotros y, sobre todo, por los que vendrán. ¡Los árboles son vida, son futuro!