«La ventaja de jugar en casa es ínfima»

J. M. Loeches
-

Quique Soto, técnico del Cobisa FS, cree que sin público en las gradas se igualará mucho más el encuentro del sábado ante el Infantes FS

«La ventaja de jugar en casa es ínfima» - Foto: L. T.

El Cobisa FS tiene a tres días el encuentro más importante de su historia. Se va a disputar el ascenso a Segunda B frente al Infantes FS en su pabellón, el sábado a partir de las 21:00 horas, pero su entrenador, Quique Soto, avisa de que la igualdad va a ser la tónica predominante sobre la cancha. Desde su punto de vista, la ventaja de jugar en casa en este caso es «ínfima». Cree que «no es del todo la que debería tener un equipo que ha dominado la temporada».
Y es que, no contar con sus aficionados en las gradas es un inconveniente importante. «Si a todos les influye, a nosotros más; hemos sido tan duros por lo que teníamos alrededor, cuando algo no iba bien, nos daban la vuelta al partido», explica el técnico. A ello hay que añadir que el conjunto ciudadrealeño «tiene una plantilla importante, con jugadores que han participado en Segunda División y han formado parte de equipos de Primera».
De este modo, destaca a un jugador por encima de todos, el cierre Jota, a quien define como «el estandarte» por su salida de balón y su buen trabajo defensivo. Sin embargo, mete en este saco a Juanmi, «muy bueno en el uno contra uno», y al portero Cristian, con experiencia en el Valdepeñas. No hay referencias de esta temporada entre ambos conjuntos porque no se llegaron a cruzar en las cuatro jornadas que se disputaron de la segunda fase. El curso anterior (2018/19), el choque entre ambos en Cobisa acabó en 4-4.
Por lo demás, la tercera dificultad importante es que el Infantes FS cambió de entrenador justo antes de arrancar la segunda fase, así que Quique Soto no conoce del todo los ajustes que quería para sus jugadores Francisco Lucas. «Nosotros estábamos más rodados y en esta ‘minipretemporada’ han podido trabajar esos cambios», explica el técnico del equipo toledano. De todos modos, considera que la esencia de los jugadores sigue existiendo y por ahí ha incidido a la hora de preparar esta eliminatoria.
La espera se ha hecho larga, sobre todo porque, como dice Soto, «ser el rival a batir es muy bonito, pero también quema mucho». Así las cosas, piensa que es momento de disfrutar, y esa idea se la ha transmitido a los jugadores porque «muchos no van a vivir más un partido de estas características».

Quique Soto tiene a todo su plantel apto para el partido del sábado ante el Infantes FS, incluido Cristian Barroso, que a principios de la temporada se rompió el tendón de Aquiles. El futbolista se incorporó a los entrenamientos tras la primera semana y ha sido uno más junto a sus compañeros. El técnico lo valora de manera muy positiva porque «es una referencia para nosotros, uno de los jugadores más veteranos y nos cambiaba la forma de jugar».