scorecardresearch

Toledo llegará a 41 grados en mayo por primera vez en 20 años

Jaime Galán
-

La capital tendrá el fin de semana un episodio de calor más intenso de lo normal para esta época. Las altas temperaturas vendrán acompañadas de calima y volverán a bajar el lunes

Los 41 grados de máxima que se esperan en Toledo el sábado es un precedente inaudito en 20 años en mayo. - Foto: Víctor Ballesteros.

En estos últimos meses en los que la naturaleza y su climatología no deja de sorprendernos, se prevé un nuevo episodio para este fin de semana. Toledo capital experimentará temperaturas máximas por encima de los 40 grados a partir del sábado en pleno mes de mayo, algo de lo que no hay precedentes en, al menos, dos décadas, según apuntan desde la Aemet, la Agencia Estatal de Meteorología.

Aunque lo parezca, no se puede calificar como ola de calor en el mes de mayo, porque no reúne las condiciones necesarias para llamarlo así. Para considerarse ola de calor tendrían que producirse temperaturas máximas y mínimas que superen las medias registradas en esa misma fecha y lugar, cosa que sí se cumple, en segundo lugar debería afectar como mínimo al 10 por ciento del territorio nacional, aspecto que también se cumple y, por último, que esas elevadas temperaturas se mantengan durante al menos tres días seguidos, cosa que no se producirá porque el mismo domingo las máximas en la capital regional ya bajarán a los 37 grados.

Una vez descartada la ola de calor, la delegada de la Aemet en la región, Paloma Castro, informa de que lo que viene es un anticiclón más una baja térmica. En otras palabras, «que se nos ha echado el verano encima». Castro mantiene que es una situación más que sorprendente para el mes de mayo, porque es típica de julio o agosto, pero que se debe a un bloqueo de borrascas del anticiclón de las Azores, «que solo permitirá la entrada del flujo del continente africano». Para colmo,  esas altas temperaturas no vendrán solas, sino que vendrán acompañadas de una capa de calima. Aunque Paloma Castro advierte de que no será algo «tan exagerado» como el episodio vivido en el mes de marzo, cuando las calles se tiñeron de naranja por la llegada del polvo norteafricano.

En cualquier caso, los 41 grados de máxima que se esperan en Toledo el próximo sábado es un precedente inaudito en 20 años para el mes de mayo, y que tendrá como aspecto particular, «noches muy antipáticas», según la delegada de la Aemet. Y es que, pese a que las temperaturas ya bajarán el domingo, la noche del último día de la semana también será especialmente calurosa, con temperaturas superiores a los 20 grados pese a la caída del sol.

Aunque se trate de una circunstancia bastante novedosa, la experta confirma lo que dice el refrán: 'hasta el 40 de mayo, no te quites el sayo'. Y es que Paloma Castro avala que, aunque no volverá el frío, a partir del lunes bajarán de nuevo las temperaturas, experimentando el miércoles 25 y el jueves 26 de mayo máximas inferiores a los 30 grados. Así que para los más calurosos, decirles que este pico exagerado de calor no será permanente, sino que también tendrán un respiro antes de las temperaturas veraniegas.