Alerta en La Jara y Los Montes por la 'muerte' de la BIFOR53

Redacción
-

Los integrantes de esta Brigada Helitransportada contra incendios que está a punto de cumplir 25 años alertan de que se quiere trasladar a Orgaz, una decisión que «no responde a criterios técnicos ni operativos»

Los miembros de la brigada en unas prácticas con el helicóptero. - Foto: La Tribuna

El próximo 2 de julio cumplirán 25 años de existencia, si la Junta consigue que Aviación Civil vuelva a prorrogar el permiso. Y es que la Brigada Helitransportada de Robledo del Buey (BIFOR 53), la primera unidad de Bomberos Forestales helitransportados en toda la región de Castilla-La Mancha, presenta unas deficiencias en sus instalaciones que  comprometen su futuro funcionamiento. 
Alertan desde esta Brigada que las deficiencias en materia técnica -como el tipo de terreno y dimensiones de la pista que no se atienen a los criterios de Aviación Civil y que desde 2013 está prorrogando la autorización- así como las relacionadas con la prevención de riesgos laborales han puesto en peligro su existencia mientras que la administración responsable baraja la posibilidad de trasladarla al municipio de Orgaz, dejando desprotegidos a unas 40 localidades de la Comarca de la Jara y los Montes de Toledo. Y solo bajo criterios «políticos», consideran, lejos de cualquier respuesta a «criterios técnicos u operativos». Al respecto desde la BIFOR53 señalan que  el registro histórico de incendios es apenas reseñable en la zona de Orgaz  o Mora mientras que en la zona de la Jara y Montes -incluyendo parte del Parque Nacional de Cabañeros- es destacable, no en vano es una zona  marcada por los montes y la vegetación y por una orografía de difícil acceso terrestre por lo que una unidad helitransportada es fundamental, argumentan, para una respuesta rápida y evitar que un incendio pase en 15 minutos de incipiente a peligroso.
La BIFOR53, que así se llama esta Brigada integrada por 12 trabajadores fijos apoyados por  interinos (pilotos, emisoristas, técnicos y bomberos forestales), está ubicada en el término municipal de Robledo del Buey, pedanía de Los Navalucillos, y próxima a Robledo del Mazo cuya alcaldesa, Ana Belén Galán, confirma que conoce esta «mala noticia» y que los alcaldes de la zona afectados se están agrupando para fijar una postura conjunta al respecto. «Es bastante mala noticia porque hablamos de una zona con mucho monte y bastante desprotegidos estamos ya como para que encima nos dejen sin esta base», lamenta la alcaldesa que emplaza la decisión y valoración más detallada al respecto a una actuación conjunta de los alcaldes afectados.
Desde la BIFOR53 son conscientes de las deficientes instalaciones en las que trabajan, ellos están a diario allí, pero consideran que la Junta debería reubicarlas en un lugar cercano (no a 90 kilómetros) o rehabilitar y adecuar a la legislación las actuales.  Al respecto, señalan que les consta que ayuntamientos como Navahermosa, «tienen proyectos presentados a tal efecto. Además apelamos a la profesionalidad y responsabilidad de los técnicos del sector forestal que han de velar por la prioridad de la razón científica por encima de cualquier interés político, posicionándose profesionalmente, si llegara el caso».
Porque los integrantes de esta Brigada Helitransportada de Robledo del Buey no solo trabajan durante los cuatro meses de la campaña contra incendios sino que a lo largo del año realizan labores de prevención en el monte como cortafuegos, repaso de estructuras,...
Y reprochan por ello a la administración responsable que desde hace años tanto Geacam (empresa pública a la que pertenecen), como la Junta y el comité de empresa, conocen las deficiencias «sin que se haya puesto medida correctora ni solución en todo este tiempo».
Los componentes de la BIFOR53 señalan el traslado de esta base «produciría la desestructuración de la brigada por la separación de sus componentes actuales, perdiendo la experiencia y profesionalidad acumulada».
Y avalan su profesionalidad, eficacia y efectividad en intervenciones importantes en las comarcas de Montes de Toledo y La Jara, «como nos ha sido siempre reconocido». Porque la BRIFOR53 ha actuado en incendios en las inmediaciones de la base como el de Anchuras de 2003, Sevilleja de la Jara en 2005, San Pablo de los Montes 2005, así como fuera de la zona como los últimos de Yeste 2015 o los recientes deToledo y Almorox en 2019. Por ello, «demandamos en coherencia a todo lo expuesto la rehabilitación de la base o su reubicación en una localidad cercana».
La provincia de Toledo cuenta con ocho medios aéreos para la lucha contra incendios competencia de la Junta: dos helicópteros para el transporte de brigadas y extinción de incendios, en la base de Talavera; otro de las mismas características, en la base de Robledo del Buey; un helicóptero de extinción, en la base Quintos de Don Pedro de Los Yébenes, donde también tienen su base los dos aviones de carga en tierra del operativo regional del Infocam, además de otros dos aviones de coordinación de los medios regionales, que están ubicados en la base de Lillo.