scorecardresearch

«Le di el puñetazo, pero no pensaba que iba a fallecer»

J.M.
-

Un testigo apuntó que el agresor «no siguió con la agresión». El forense indicó que el traumatismo craneoencefálico se produjo por una caída tras una agresión

«Le di el puñetazo, pero no pensaba que iba a fallecer» - Foto: Ismael Herrero

La segunda sesión del juicio por la muerte de un hombre en el polígono de Yuncos tras un puñetazo, comenzó con el interrogatorio al principal acusado, Jesús B. A. Durante unos 13 minutos, la fiscal y la abogada de la acusación particular preguntaron al procesado por homicidio doloso por los hechos ocurridos el 21 de marzo de 2019. «Le di el puñetazo, pero no pensaba que iba a fallecer», indicó este hombre que se enfrenta a una petición de 15 años de cárcel.

Jesús defendió que dio un puñetazo «despacio, normal» a la víctima, que cayó desplomada y falleció el 10 de abril. El acusado señaló que paró el vehículo y se bajó tras ser insultado y recriminado por un hombre que iba a cruzar por un lugar no señalizado. La discusión continuó. El procesado volvió al vehículo, pero regresó enseguida por los insultos y agredió a la víctima. «Di un puñetazo normal. No he hecho boxeo ni artes marciales», aseveró.

En la ronda de testigos, declaró el hombre que trataba de cruzar la carretera,  cuando comenzó la discusión. En este sentido, apuntó que la víctima, que regentaba una chatarrería en el polígono, llegó a la zona, pero no estaba alterado ni nervioso.

Otro de los testigos declaró que la víctima y el resto de presentes de origen marroquí no mantenían una actitud agresiva, como señaló también otro de los testigos, quien presenció la agresión y aseguró que la víctima estaba hablando con una tercera persona y recibió un puñetazo «fuerte». De esta manera, cayó al suelo, se golpeó la cabeza y quedó convulsionando. Y empezó a sangrar por la nariz y los oídos. «Se quedó ahí en el suelo», dijo.

Este testigo apuntó que, tras el golpe, el agresor «se quedó mirando, no siguió con la agresión» y señaló que no recuerda que pronunciara ninguna frase amenazante previa al golpe.

Entre las pruebas, declaró una doctora que atendió a la víctima durante su estancia en el hospital e indicó que la víctima presentaba «una desestructuración del cerebro tan bestial, es una lesión incompatible con la vida». Y apuntó: «Son lesiones demasiados severas para pensar que solo hay una caída. Tiene que haber algo más para haber ese grado de lesiones».

Por su parte, el médico forense que practicó la autopsia indicó que la causa del fallecimiento se debió a un traumatismo craneoencefálico que dio a lugar a un 'shock' traumático. El especialista vio el vídeo de la agresión en la autopsia y concluyó que el traumatismo craneoencefálico se produjo por una caída en el contexto de una agresión. Al respecto, señaló que el golpe contra el asfalto ocasionó el traumatismo y señaló que el impacto debió ser intenso. Asimismo, indicó que influyó en la gravedad que la víctima «objetivamos que no estaba prevenida» y afectó a una caída en la que se golpeó la cabeza contra el suelo.

ARCHIVADO EN: Homicidios, Yuncos, Boxeo