scorecardresearch

Victoria de infarto del Soliss Talavera (4-2)

Daniel Pérez (ADG)
-

El conjunto de Marrube sigue en la pelea por la permanencia tras imponerse en la recta final en el Primero de Mayo al Inter B

Estallido de alegría de Adri Rivera tras marcar - Foto: Antonio A. Torres

Crónica Soliss FS Talavera – Movistar  Talavera: Álex Pérez, Juli Caamaño, Rivera, Anass y Manu Cebrián -quinteto inicial-; Chino, Peli, Carlitos, Buitre y Rafita. Movistar Inter B: Mario, Javi; Jon, Daniel y Moñino -quinteto inicial-; Bertín, Guille, Alberto, Charly y Montero. Árbitros: Almeida León y Santana Santana (Comité de Las Palmas). Mostraron tarjeta amarilla a Manu Cebrián por el Soliss FS Talavera, y a Moñino, Alberto y Daniel por el Movistar Inter B. Goles: 1-0 Juli Caamaño (min. 3). 1-1 Montero (min. 11). 1-2 Javi (min. 35). 2-2 Anass (min. 36). 3-2 Rivera (min. 37). 4-2 Rivera (min. 40). Primero de Mayo. 1.200 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en homenaje a Natalia Muelas, hermana de Alberto Muelas, capitán del Enertel FS Talavera, recientemente fallecida.

El Soliss FS Talavera logró una remontada heroica para seguir en la pelea por la permanencia ante el filial del Movistar Inter que vendió cara su derrota. El Primero de Mayo mostró una de sus mejores galas para llevar en volandas, y levantar una y otra vez a un equipo ansioso por su situación clasificatoria. De momento, el conjunto cerámico sigue en puestos de descenso. Pero, a falta de dos jornadas, está muy vivo. Era una final, y como si tal fuera entró el cuadro local en el partido. Sin titubear ante un rival que, a nivel clasificatorio, no se jugaba nada, pues ya estaba descendido de categoría. La intensidad fue la seña de identidad desde el comienzo y, especialmente desde el ala izquierda, las llegadas del equipo blanquiazul se sucedían continuamente. Rivera se escoró en exceso hacia esa franja del parqué en un contraataque culminado sin tiro. En el minuto tres se juntaron dos de los jugadores con más magia en ataque esta temporada. Rivera presionó hasta conseguir robarle la pelota a la zaga del Movistar y, a su vez, cedió para Juli Caamaño. El argentino le quitó las telarañas a la escuadra con un inapelable golpeo ante el que nada pudo hacer Mario. El tanto le sentó bien a la escuadra de la ciudad de la cerámica. Manu Cebrián y, sobre todo Anass, pudieron duplicar la ventaja asistidos ambos por Rivera. En el Inter, agazapado intentando comprender por dónde le llegaban los golpes, solo destacaban Mario y Alberto. Cuando la chispa de éste último se apagó, volvió a emerger la figura de Mario. El portero internacional le negó el gol a Rivera en un tiro desde 12 metros y en una acción individual a la que el capitán de la selección española Sub-19 llegó muy forzado a la definición. Justo cuando mejor estaban los pupilos de Juanma Marrube sobre el 40 x 20 empató Movistar Inter. Montero recogió el balón, que se había quedado muerto en el punto de penalti después de una intervención de Álex Pérez, y lo mandó a la red con un remate mordido. La igualada le sentó mal al partido, que decayó en ritmo. Sin embargo, el Talavera sintió la necesidad de llevar el dominio del encuentro y se volcó hacia el 2-1. Los jugadores locales probaron fortuna en varias acciones de estrategia que no fueron dirigidas entre palos. Tampoco Manu Cebrián, zafándose de su par tras un estético giro, consiguió superar a Mario. La primera modificación que trajo el descanso fue inmediata. Ambos equipos retornaron al parqué modificando las indumentarias vestidas en la primera parte. El Talavera sustituyó la zamarra blanquiazul por la rosa; mientras que Inter dejó su habitual verde para llevar camiseta y pantalón azul. Si bien es cierto que las nuevas equipaciones se distinguían mejor, la decisión arbitral pareció demasiado exagerada. De vuelta al plano deportivo, los jugadores preparados por Antonio Fernández regresaron mejor a la pista. Álex Pérez sacó un pie providencial a disparo de Javi cuando apenas habían pasado unos segundos desde la reanudación. No se hizo esperar la réplica del Talavera traducida en dos palos consecutivos. El primero, desde las zapatillas de Javi a raíz de un rechace que iba directo a su portería. El segundo, Juli Caamaño asistido desde la banda por Buitre. La madera dio paso a un vendaval de tiros lejanos. Rivera y Juli Caamaño se acercaron mucho al gol desde larga distancia. También lo hicieron desde cerca, pues el joven jugador alfarero volvió a encontrarse con el palo después de sentar a Mario tras un recorte marca de la casa. La grada del Primero de Mayo ganaba peso en el partido consciente de que los puntos no podían escaparse. Mientras tanto, Rivera y Mario seguían a lo suyo en un duelo que parecía cada vez más personal. Álex Pérez no quiso ser menos y sacó sobre la línea el enésimo tiro de Alberto escasos momentos antes de que Chino estampase, de nuevo, la pelota en el poste. Perdonó tanto el Talavera en su momento de máxima efervescencia que lo pagó. En una jugada aislada Javi, algo ayudado por la maraña de defensores del equipo anfitrión, puso en ventaja al conjunto visitante gracias a un tiro desde diez metros. No quedaba otra que recurrir al portero-jugador a falta de cinco minutos para la conclusión. No obstante, fue al contragolpe como Anass empató el partido. Como no podía ser de otra manera, el tiro impactó en el palo, pero esta vez fue en el de dentro de la portería. Fue valiente el Soliss FS Talavera. Apostó por mantener el ataque en superioridad y, subido en la inercia del gol, Rivera superó por primera vez a Mario con un tiro lejano. El júbilo se convirtió en silbidos para acompañar cada ataque del filial interista. Está abonado el Talavera a los finales de infarto y esta vez no iba a ser menos. A once segundos para el final, Rivera sentenció desde su campo a portería vacía. Este equipo está muy vivo.