Hallan en el Tajo el cadáver de una mujer de 31 años

LT
-

Un vecino que paseaba por el Valle descubrió el cuerpo a las 9:05 horas de ayer. Se trata de una mujer de 31 años

Hallan en el Tajo el cadáver de una mujer de 31 años - Foto: David Pérez

Las aguas del Tajo se han cobrado una nueva víctima. Un vecino de Toledo que realizaba ayer su tradicional vuelta al Valle mañanera fue el encargado de dar la voz de alarma. Llamó al 112 a las 9:05 horas al ver como flotaba a la deriva en las aguas del río una persona en la zona del Barco de Pasaje.
Los servicios de emergencia se pusieron en marcha y hasta el lugar acudieron efectivos del parque municipal de bomberos, Policía Nacional y Local y una UVI móvil por si fuera necesario reanimar a la víctima.
Los bomberos se encargaron de sacar el cuerpo del agua. Flotaba sobre la superficie inerte. Se trataba de una mujer joven. Los servicios médicos no pudieron hacer nada por salvar su vida, certificando su fallecimiento y permaneciendo en el lugar hasta la llegada del juez y el levantamiento del cadáver, que se produjo pasadas las diez de la mañana.

Hallan en el Tajo el cadáver de una mujer de 31 años
Hallan en el Tajo el cadáver de una mujer de 31 años - Foto: David Pérez
Hasta el lugar acudieron también efectivos de la policía judicial y la científica. Se ha abierto una investigación y, aunque de momento no se ha realizado ninguna valoración oficial por parte de la Policía Nacional ni de la Delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha, todo apunta a que se trata de un suicido.
Teniendo en cuenta la edad, el día de desaparición y los detalles de su descripción física, todo indica que se trataría de Patricia Rosado, aunque como ya se ha indicado ninguna fuente oficial ha confirmado la identidad.
La joven, de nacionalidad española y 31 años de edad, se encontraba en paradero desconocido desde una semana. Desapareció de su domicilio en Madrid y sus familiares se encargaron de denunciar su ausencia el pasado 11 de julio.
La Asociación SOS Desaparecidos publicó la pasada semana el perfil de la joven, en el que indicaban, además de su nombre y su edad, que tenía el pelo negro y rizado, ojos negros y medía 1,55 metros. La descripción coincide con la de la mujer ahogada ayer en el Tajo.
El cuerpo de la joven se encontró flotando entre la Casa del Diamantista y el Barco de Pasaje, por lo que todo apunta a que podría haberse arrojado desde una zona como el puente de Azarquiel, el puente de Alcántara o el Puente Nuevo de Alcántara, aunque este detalle tampoco está confirmado a falta de conocer los detalles de la investigación.
La joven llevaba en su muñeca una pulsera sanitaria de un centro de Madrid, que también ha sido determinante para poder identificar el cuerpo; aunque como ya se ha indicado la Policía Nacional aún no ha hecho pública su identidad.
El pasado mes de noviembre, una patrulla de agentes de la Policía Nacional participó en el rescate de otra mujer que se arrojó voluntariamente a las aguas del Tajo desde el puente de Azarquiel. En esa ocasión, la fortuna quiso que un peatón se percatara de la maniobra de la mujer, alertando rápidamente a la policía. Los agentes la interceptaron semiconsciente al paso del puente de Alcántara, cuando uno de ellos se arrojó a las traicioneras aguas jugándose su integridad física.