El Camino de Santiago según la campeona

J. M. Loeches
-

Isabel Fernández ha cumplido su sueño junto a miembros del CD Anpehi para visibilizar las dificultades de las personas con movilidad reducida

Isabel Fernández no sólo tiene retos en el tatami, también fuera de él. Y el de realizar el Camino de Santiago lo ha logrado gracias a la ayuda del CD Anpehi. Coincidió con varios de sus miembros en el I Trofeo Nisseishi 2019 de Illescas y rápidamente dieron forma a la idea que llevaba años rondando en su cabeza.
«En 2018 lo hicieron por primera vez con una persona en cama y me dijeron que estaban dispuestos a llevarme», cuenta la campeona de Europa y del Mundo de para-kárate. Han sido cinco etapas, con un total de 114 kilómetros, y un sinfín de experiencias que la toledana se trae para siempre en la mochila. «Todo ha ido mejor de lo que esperaba y es una experiencia magnífica que recomiendo a todo el mundo», asegura.
A pesar del sufrimiento, Isabel reconoce que «la gente con la que te encuentras es una maravilla; la mayoría me decía que quería empujarme». La karateca estuvo acompañada por siete miembros del CD Anpehi y la una conductora, que se acabó animando y realizó buena parte del trazado. «Uno de ellos es sargento del Ejército del aire y como yo también soy militar, algunos momentos hicimos marchas», narra. Y es que, normalmente había turnos para llevarla, pero otras veces «se ponían en fila o me empujaban todos a la vez para que fuera más divertido», añade.
El Camino de Santiago según la campeonaEl Camino de Santiago según la campeonaLa aventura ha sido tan satisfactoria que no recuerda «ningún momento complicado». Si es verdad que en llano «apenas tenían que empujarme porque podía yo», pero sí «cuando picaba hacia arriba y, especialmente, cuesta abajo para poder frenarme». Además, el terreno, a veces estrecho y con escaleras creadas naturalmente por el terreno, impidieron a Isabel entrar con la silla de ruedas que le proporcionó el club, así que «tuvieron que cogerme para pasar en varias ocasiones».
La karateca capitalina partió el martes pasado desde Sarria, en la provincia de Lugo, y encaró las dos primeras etapas por encima de los 20 kilómetros. El jueves llegó la más dura, con 33 kilómetros, y el viernes se volvió a reducir la distancia a poco más de veinte. Pero quedaba lo mejor, sin apenas descansar por la noche, a las 3:00 horas de la madrugada del sábado salieron para llegar a Santiago de Compostela, pasadas las 8. «Es el momento que más me gustó porque me recordó a cuando hacía la instrucción militar aquellos cuatro meses en el Ejército», confiesa.
El Camino de Santiago ha colmado sus expectativas y ya está pensando en repetir, esta vez en handbike. Por lo pronto, para ella, ha merecido la pena unirse a la reivindicaciones del CD Anpehi, que lucha porque se vea «que es imposible que una persona haga el Camino sola y sin ayuda, y no sólo por el recorrido en sí sino porque los locales por los que pasa no están adaptados», explica la campeona. Además, desde el club también ponen de manifiesto que «en los restaurantes haya una carta con pictogramas para los autistas o en braille para las personas ciegas».


Más fotos:

El Camino de Santiago según la campeona
El Camino de Santiago según la campeona
El Camino de Santiago según la campeona
El Camino de Santiago según la campeona
El Camino de Santiago según la campeona
El Camino de Santiago según la campeona
El Camino de Santiago según la campeona
El Camino de Santiago según la campeona
El Camino de Santiago según la campeona
El Camino de Santiago según la campeona
El Camino de Santiago según la campeona
El Camino de Santiago según la campeona
El Camino de Santiago según la campeona
El Camino de Santiago según la campeona