scorecardresearch

«Parecía que iba a cazar»

F. J. R.
-

Media hora antes del asesinato de un chico de 21 años en el Parque Lineal, un grupo de jóvenes declaró haber sido amenazados por un tipo disfrazado con una máscara de Jason, de la película 'Viernes 13', que arrastraba por el suelo un machete

«Parecía que iba a cazar» - Foto: Yolanda Lancha

La investigación del asesinato de un joven de 21 años en el Parque Lineal del Polígono continúa su curso sin que de momento se haya producido ninguna detención. La Brigada Judicial de la Policía Nacional sigue juntando las piezas del puzzle en busca de una pista que les permita dar con la identidad de la persona que, ataviada con una máscara -al parecer blanca, tipo calavera, según el único testigo del ataque y amigo de la víctima- acabó con la vida de Lorenzo Pompiliu Cazacu Motoi de un brutal machetazo en el cuello.

El testimonio de ese testigo presencial es clave en toda la investigación, pero junto a su relato también existe otro que, aunque difiere en algunos detalles, no debe ser pasado por alto.

Algunas horas después del asesinato, la Policía Nacional tomó declaración a un joven que aseguró encontrarse con el presunto autor de la muerte de Lorenzo, o alguien similar en la descripción, a escasos 300 metros del lugar del crimen, en la zona de la calle Río Yedra.

Este chico estaba acompañado en ese momento por al menos otros tres amigos que también se cruzaron con ese tipo, que para nada se comportó de forma normal.

Según la declaración policial de este joven, sobre las 2:00 de la madrugada de la noche de Halloween se encontraba en compañía de unos amigos haciendo botellón cuando observaron como una persona disfrazada con la máscara de la película 'Viernes 13', (de portero de hockey sobre hielo, blanca, con manchas rojas y agujeros), se asomaba entre la maleza y les observaba desde lejos.

Llevaba una chaqueta o sudadera oscura, con capucha, y en la mano un machete de grandes dimensiones.

La actitud amenazante del sujeto fue en aumento, arrastrando el arma por el suelo y golpeando los troncos de los árboles.

«Parecía que iba a cazar», señaló uno de los jóvenes ante la policía, indicando además que les sorprendió su comportamiento, como imitando al personaje de Jason del que iba disfrazado.

A esos testigos les pareció alguien «muy frío», que se encaminaba «a grandes zancadas a por ellos» y que de repente se paraba; «como un psicópata», recogieron en su declaración.

El hombre del machete no intercambió palabras con ellos en ningún momento, a pesar de que los jóvenes le increparon para que desistiera su actitud amenazante.

Finalmente, los chicos se fueron hasta la carretera y pararon un coche que por allí circulaba, momento que el presunto agresor aprovechó para marcharse.

La descripción que dieron de él es que era alguien joven, con capucha negra, de complexión atlética y en torno al metro ochenta de estatura. Y un detalle curioso, que manejaba el machete con mucha habilidad.

La descripción se ajusta casi a la perfección con la del testigo presencial de la fatal agresión a Lorenzo, a excepción de la precisión de determinar que la máscara empleada era la de Jason de 'Viernes 13'.

La hora de los hechos que han declarado estos muchachos concuerda además con la del asesinato, que sucedió sobre las 2:20 y 2:30 horas. La muerte del joven de 21 años quedó certificada apenas tres cuartos de hora después, aunque debido al cambio de hora quedó fijada sobre las 2:13 minutos (3:13 minutos del anterior horario).

 El deambular del posible asesino por el Parque Lineal le llevó inequívocamente a cruzarse en el camino de Lorenzo y su amigo, que salieron a fumar a la calle tras haber estado en casa jugando a videojuegos.

Antes del ataque tuvieron una breve conversación, de la que surge el detalle de que el agresor podía tener acento sudamericano, y el testigo sí que señala que era más bajito que ellos (rondan el metro ochenta de altura).

Lorenzo accedió a darle dinero, y al parecer el machetazo en el cuello se produjo tras pedirle o decirle qué billete le había dado, si de diez o de cinco euros.

El asesino también intentó golpear en el cuello al amigo de Lorenzo, pero solo le hirió en la oreja y la mejilla. Luego el autor del crimen se dio a la fuga y, al parecer, una vecina de la zona le vio escaparse a la carrera; un aspecto este último que aún está siendo investigado.