Los arquitectos potenciarán la demanda de vivienda rural

Redacción
-

Los arquitectos potenciarán la demanda de vivienda rural y el urbanismo post-Covid. El Colegio nacional de Arquitectos ha analizado, a través de una encuesta, la percepción de los ciudadanos acerca de sus viviendas después del confinamiento.

La mayor parte de los encuestados pertenecen a la clase media y están conformes con su vivienda.

Entre finales de mayo y primeros de junio el Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España (CSCAE) propuso, a nivel nacional, una iniciativa para analizar la percepción de los ciudadanos acerca de sus viviendas después del confinamiento. 
El Colegio Oficial de Arquitectos de Castilla-La Mancha se sumó a este proyecto del CSCAE mediante 'Pensar en Habitar', una encuesta on line con 54 preguntas tipo test que, durante el tiempo que estuvo habilitado (hasta el 15 de junio), respondieron 554 personas mayores de edad en toda Castilla-La Mancha.
Entre sus conclusiones destaca que la mayor parte de los encuestados pertenecen a la clase media y están conformes con su vivienda, aunque creen que se puede mejorar en cuanto a luminosidad y aislamiento, y estarían dispuestos a hacer ciertas reformas. Además, con el confinamiento se valoran más los espacios exteriores que antes. 
La mayor parte de las quejas llegan por el aislamiento térmico y acústico, y,  en menor medida, por las vistas, falta de zonas verdes y de comercios en el entorno y por la calidad constructiva de las edificaciones. En general, los encuestados están conformes con los espacios de sus viviendas, pero mejorarían instalaciones con el uso de energías renovables, y buscan la flexibilidad de los espacios. 
Los responsables de 'Pensar en Habitar' en cada provincia tendrán hasta el 13 de julio para sacar sus conclusiones. A partir de entonces pasarán a formar parte de los grupos de trabajo que van a continuar con el estudio, analizando, entre otras cuestiones, la nueva demanda de vivienda en los pueblos; la adaptación de locales y oficinas en viviendas; desarrollar un nuevo concepto de vivienda familiar, en el que se analicen las nuevas necesidades que se han puesto de manifiesto en el confinamiento; o cómo dibujar un urbanismo post-Covid.