scorecardresearch

El fuel contamina también al único pozo romano del Casco

J. Monroy
-

Dos años y medio después, continúa la pesadilla para Julián Baños y Entorno Toledo. El diésel no termina de limpiarse y no puede abrir su local para desarrollar sus rutas

El fuel contamina también al único pozo romano del Casco

Hace ya dos años y medio que comenzó la pesadilla para Julián Baños. Él proyectaba entonces aprovechar los tres pozos de su local en la cuesta de la Ciudad para ampliar su negocio de rutas, Entorno Toledo, y crear un museo del Agua en la capital. Pero misteriosamente, apareció una capa de fuel en uno de los pozos árabes. Aquello, la contaminación y el mal olor, hicieron que tuviera que cerrar el local. Pasaba el tiempo, los puentes y las oportunidades de negocio y la solución no llegaba. Mientras tanto, el fuel se extendió al segundo pozo árabe, en ocasiones incluso anegaba la mazmorra. También llegaron las aguas fecales. A la postre, se descubrió que el combustible llegaba de la calefacción del vecino edificio del Arzobispado donde está instalada Radio Santa María. En teoría, se debería haber atajado la causa del problema.

Pero el caso es que este, lejos de solucionarse, se ha incrementado. Recientemente, Baños ha vuelto a la ciudad y, para su disgusto, se ha encontrado con que el fuel se ha extendido al tercer pozo, el que presuntamente, es el único localizado en el Casco histórico de origen romano. No está documentado, apunta el empresario, pero así al menos lo ha apuntado ya Jean Passini.

No es que esté contaminado, es que «así estaba en el peor de los momentos el pozo principal, por donde ha surgido todo esto», apunta Baños. Lo descubrió al volver de viaje, cuando los operarios contratados por el Arzobispado para limpiar el pozo primigenio estaban trabajando, se le ocurrió cruzar al pozo romano, que está en la última habitación del local, a unos diez o doce metros del otro donde primero apareció el combustible.

El empresario ha comunicado y denunciado la nueva situación, para que sean las autoridades las que tomen cartas en el asunto. Ya se ha puesto en contacto con los responsables municipales de Medio Ambiente, que esta semana tomará muestras y lo analizará de nuevo. Aunque en vista de los antecedentes, Baños se muestra convencido de que se trata de una nueva filtración desde el primer pozo contaminado. Ahora habrá que ver cómo evoluciona la situación, apunta, pero si no se soluciona, quizás también se extienda el combustible hasta zonas más bajas de la ciudad, entre las que están Ayuntamiento, la Catedral y El Salvador.

Sin solución. Mientras tanto, Baños se lamenta de que sigue sin poder abrir y sin poder trabajar, mientras que dos años y medio está más lejos todavía de la solución. Los tres pozos tienen gasoil, y luchará lo que haga falta para que el Arzobispado «los deja como una patena».

El empresario se lamenta de que después de todo lo ocurrido, por su local no se hayan pasado ningún responsable del Arzobispado, ni del Consorcio, que además patrocinó los trabajos en el pozo ahora contaminado. También se pregunta cómo es posible que la administración no haya actuado de oficio y no haya sancionado al Arzobispado pese a sus daños al patrimonio y al medio ambiente.

Arzobispado. Fuentes del Arzobispado de Toledo han apuntado que desconocían la contaminación del tercer pozo y han destacado el esfuerzo económico que están desarrollando para acabar con el problema. De hecho, apuntan, si tras solucionar su escape de fuel este sigue apareciendo, quizás ya no provenga de su calefacción.

Desde el mismo momento en el que conoció que el problema venía de su escape, el Arzobispado comenzó a trabajar en una solución y solucionó el escape. Ha contratado una empresa especializada, que ha presentado a la Junta siete informes. Medio Ambiente está haciendo un seguimiento exhaustivo y comprobando que se cumple la normativa. Eso le invita a pensar que si ha aparecido más fuel, quizás provenga de otra fuente, «porque nosotros ya no estamos manchando».

Si hasta Entorno Toledo llegan aguas fecales o gasoil «debe ser de otro sitio». Además, el Arzobispado recuerda que semanalmente hace una limpieza del local afectado, ha limpiado siempre que se lo han pedido y cuando le han dejado pasar. Otra cosa es que el empresario afectado quiera que vayan otras personas, pero «nosotros tenemos nuestro mantenimiento y gente especializada».