scorecardresearch

Mágico astrolabio

LT
-

Puede verse ahora en Toledo procedente del Museo Naval de Madrid y es conocido como «astrolabio de Alfonso X», aunque su origen es dos siglos anterior al Rey Sabio

Mágico astrolabio

La exposición 'Alfonso X el Sabio: el legado de un rey precursor' muestra a sus visitantes dos astrolabios, herramientas con forma de disco para la medición astronómica de origen andalusí. Este, procedente del Museo Naval de Madrid, es conocido como «astrolabio de Alfonso X», aunque su origen es dos siglos anterior a la época del Rey Sabio. Su faz y láminas, grabadas por las dos caras, con inscripción cúfica y escritura latina al dorso, dan a entender la fecha de 1002 o 1052. Está realizado en cobre y posee un diámetro de 16'2 cm.

El estudio de los astros en el firmamento durante este momento de la Edad Media requería, aparte de la observación directa, contar con un instrumental que permitiera realizar mediciones y registrar las posiciones de los cuerpos celestes. Astrolabios, cuadrantes, globos celestes, esferas armilares y otras herramientas similares eran modelos concebidos para favorecer la comprensión del cosmos.

Así es como aparecen representados en el 'Libro del saber de astrología' (Burgos, 1278), una de las principales compilaciones científicas realizadas por el 'scriptorium' regio. Estos instrumentos ya se conocían en la Antigüedad, pero durante la Edad Media experimentaron un mayor desarrollo y sofisticación, especialmente gracias a los avances de astrónomos musulmanes y judíos.

La parte central del astrolabio, conocida como 'araña', es la que incorpora los elementos decorativos que le dotan de una dimensión estética. «La 'araña' -explica la profesora Azucena Hernández (Universidad Complutense) en el catálogo de la exposición del Museo de Santa Cruz- es un mapa estelar en el que las estrellas se señalan mediante unos punteros que en los astrolabios de los siglos X-XI eran muy sencillos, en forma de punta de flecha, pero que a partir de la segunda mitad del siglo XI ganaron en estética. El dorso del astrolabio contiene un calendario zodiacal compuesto por dos coronas, la más externa con los doce signos del zodiaco y la más interna con los doce meses del calendario juliano, el calendario civil vigente en la época».

Aunque de origen andalusí, el astrolabio del Museo Naval es de procedencia florentina (el Museo Galileo de la ciudad italiana posee un ejemplar muy semejante). Fue traído a España por el médico y antropólogo Pedro González de Velasco (1815-1882), fundador del Museo de Antropología de Madrid. El estuche que lo contuvo, hoy perdido, llevaba la siguiente inscripción: «Astrolabium arabicum ex Hispaniae delatum et paratum eo tempore que aequietum vernum hairebat in die XV Martii, id est anno Christi 1252 quo Alfonsus Rex Hispaniarum restituit motus coeleste».

Forma parte de la colección del Museo Naval desde 1876, tras llegar allí como depósito de la Real Casa.