Fuensalida busca al saboteador diario del alumbrado público

J.M.
-

Los apagones se multiplican desde las Navidades y se extienden por todo el municipio. La Policía Local trata de identificar al autor

Fuensalida busca al saboteador diario del alumbrado público

El Ayuntamiento de Fuensalida publicó el pasado día 27 de diciembre un comunicado referido a los apagones del alumbrado público para aclarar que las anomalías detectadas hace meses son intencionadas y se realizan mediante la manipulación de los cuadros eléctricos. La situación se ha agravado desde las Navidades, con incidencias diarias, según explicó ayer a este diario la concejal de Servicios, María Dolores Zapardiel, quien firmaba esa nota pública junto con los técnicos municipales y el oficial jefe de la Policía Local, Juan Pablo Cuenca. El equipo de Gobierno busca la manera de castigar al autor.
«Dichos apagones no corresponden con medida alguna de ahorro o eficiencia energética», aseguraba el Ayuntamiento en el comunicado. Los técnicos han comprobado que se trata de sabotajes en los cuadros eléctricos probablemente mediante el uso de una llave universal. Así logran abrir los equipos y girar la ruleta del diferencial que apaga las farolas. Cada ocasión deja sin servicios a abundantes calles porque cada cuadro abastece a zonas grandes del municipio.
«La intención es fastidiar», afirma la concejal sobre estos actos vandálicos pulcros porque los cuadros eléctricos no sufren daños y aparecen totalmente cerrados, excepto una vez que quedó destrozada la puerta de uno de ellos. «Provocan los apagones en todo el núcleo urbano, incluso en el centro», comentaba la edil, quien lamenta que los vecinos se encuentran así con las calles a oscuras. «Salgo a las seis de la mañana y voy muerta de miedo», comenta la concejal que le ha dicho una vecina.
El Ayuntamiento ha insistido a los vecinos en que avisen cuando detecten esta anomalía porque probablemente se deba a un sabotaje. «Todos los días tenemos una llamada. Animamos a la gente a que llame», apunta Zapardiel, quien recuerda que la semana de Nochebuena ha sobresalido por los abundantes apagones intencionados. Al menos dos zonas de este municipio de unos 11.000 empadronados quedaban a oscuras cada velada.
«Anoche mismo ocurrió otra vez», indica por el apagón registrado durante la noche del jueves al viernes. Los técnicos pueden tardar unas dos horas en subsanar la deficiencia y que vuelva de nuevo la luz al servicio público. No obstante, el Ayuntamiento no tiene claro aún a qué hora se producen los sabotajes: si por el día y las calles quedan a oscuras desde el principio de la noche, o durante la madrugada. «Intentaremos por todos los medios que se sacione de alguna manera», promete Zapardiel.