scorecardresearch

"Muchas ciudades ven con envidia el modelo ferial de Talavera"

Leticia G. Colao
-

Como talaverano, ha vivido plenamente las ferias como responsable de una caseta durante años en la plaza de la Juventud. Ahora, como concejal de Festejos, afronta sus primeras ferias de San Isidro, el evento de mayores dimensiones que vive la ciudad.

"Muchas ciudades ven con envidia el modelo ferial de Talavera" - Foto: Manu Reino

Segunda feria 'normal' desde que es concejal de Festejos, aunque debería ser la sexta. Y la primera de mayo... ¿Cómo se vive esto?

Por un lado con mucha ilusión porque había muchas ganas de poder celebrar ferias con lo que conocemos como normalidad y además de celebrar ferias de mayo, que en este caso sí podemos decir que son las primeras.Cuando estalló la pandemia nos quedaban tanto las Mondas como las Ferias de Mayo para poder cerrar el calendario anual de los eventos de Festejos.

Por otro lado mucha responsabilidad, por volver a recuperar el modelo, por intentar que todo salga bien, que siempre es lo más importante, ya no para un concejal de Festejos sino para un equipo de Gobierno. Que la situacion esté controlada, todo funcione y que en definitiva la finalidad que es que todo el mundo disfrute y se lo pase bien, se cumpla.

En ese sentido hemos intentado hacer una programación lo más variada posible, del gusto de todos los públicos y por supuesto adaptándonos al presupuesto disponible, que obviamente, como concejal de Festejos, siempre me gustaría que fuese más para poder cubrir las expectativas de todos los talaveranos y talaveranas y de todos los que nos visiten.

Unas ferias muy esperadas tras dos años de ausencia, no sé si esto le añade mucha más presión...

Sí, ya no por la concejalía de Festejos sino en general. Ha sido una legislatura muy complicada de abordar en la que además había que intentar compaginar esa necesidad de cubrir lo urgente con la de cubrir también lo importante. Tuvimos que dejar en cierta manera aparcados los festejos y adaptarnos a las circunstancias. Muchos de esos eventos no se puedieron celebrar con normalidad pero hicimos una adaptación para que no se perdiera la esencia y se pudiese rememorar que habían sido eventos tan importantes  como Mondas o Ferias.

¿Ha dormido bien en los últimos días?

(Risas). Este año además hay una peculiaridad, las Mondas y las Ferias de San Isidro han estado muy cercanas en el tiempo. Por tanto, la presión que ya de por sí tiene organizar eventos de esta magnitud, ha sido doble.

Es cierto que unas ferias no se preparan en dos semanas, ni en un mes, llevan mucho tiempo de trabajo, incluso desde antes de finalizar 2021, pero el apretón final suele venir los últimos días con preparativos en el recinto ferial, presentación de programa y todos los detalles que hay que ultimar. Por lo tanto, sí, la presión y el estrés ahora mismo son máximos pero esperamos que todo este trabajo dé sus frutos.

No se han presentado muchas novedades sobre el modelo tradicional de Ferias. ¿Cuál ha sido el motivo?

A finales de enero una vez pasaron las navidades, la comisión sectorial de Fiestas, de la que forman parte representantes del equipo de Gobierno, oposición y la Federación de Asociaciones de Vecinos, tomamos la decisión conjunta de no variar de momento el modelo ferial para evitar posibles problemas, ya que no sabíamos lo que nos íbamos a encontrar cuando sacáramos los pliegos de solicitud para montar casetas o atracciones. Sabemos que el sector ferial ha quedado muy tocado debido a esta pandemia y también hay serios problemas en la hostelería para encontrar personal que pueda trabajar ya no solo en las ferias sino en general en el sector.

Teníamos muchas dudas de si empezábamos a modificar espacios y variar el modelo, íbamos a poder tener problemas de organización o que los caseteros pudieran acudir. Hemos tenido que hacer una labor de intentar captar caseteros, especialmente en la plaza de la Comarca, porque había algunos espacios que hemos tenido que cubrir. Ha dado la casualidad que algunos hosteleros se han jubilado en estos dos años y había que cubrir los  huecos que dejaban. En el resto de casos, zona de atracciones feriales, tómbolas y puestos de tiro,  afortundamente no ha habido problemas.

El coste de la vida, la guerra de Ucrania... ha incrementado precios lo que también se ha dejado notar en el presupuesto.  285.000 euros, 10 por ciento más que en las últimas ferias de mayo.

Sí, hemos tenido que aumentar un 10 por ciento ese presupuesto. Tenemos un recinto ferial que no tiene estructura fija, la mayor parte se tiene que montar y son muchas las empresas que trabajan para el  montaje y desarrollo. No somos ajenos a esa realidad a nivel global, la guerra de Ucrania ha encarecido los precios.

También los cachés de los artistas al reactivarse todo de golpe, tambien han aumentado; estamos viviendo una nueva normalidad en la que además todo el mundo tiene muchas ganas de fiesta, y hemos visto que incluso a la hora de confeccionar el cartel de San Isidro, había muchísimas reservas de artistas, huecos no disponibles y cachés que han crecido.

Se espera una afluencia masiva de personas al recinto ferial estos días, ¿habrá medidas especiales de seguridad?

Si, en la Junta Local de Seguridad abordamos el operativo general y la información que nos han trasladado ha sido de más personal. Hay que vigilar los controles de acceso a la ciudad por parte de Guardia Civil, el operativo en colaboración entre Policía Local y Nacional para el propio recinto ferial  y la protección ciudadana no solo en el recinto sino en toda la ciudad. El servicio de bomberos, especialmente el día de los fuegos artificiales, también tiene preparado su operativo y todo el trabajo voluntario de Protección Civil  y Cruz Roja que es fundamental para el desarrollo de las ferias y del desfile de San Isidro, evento paralelo pero tan importante como las ferias.

La  colaboración ha sido total y sí que hicimos constar esa situación que vemos no solo en Talavera, porque hay ganas de celebrar y estamos saliendo de manera masiva a la calle. Se prevé una afluencia masiva en el ferial, especialmente sábado y domingo, coincidiendo además con que el lunes 16 es fiesta local.

¿Se traducirá en más personal en los cuerpos de seguridad?

Sí, todos los cuerpos han solicitado refuerzos de otros puntos de la región para ampliar dotaciones y controlar la situación.

¿Ha comprobado ya el tiempo?

Sí (risas). Es algo que por suerte o desgracia forma parte de la agenda habitual de un concejal de Festejos sobre todo tras arrastrar la Cabalgata de Reyes  o el Cortejo de Mondas, que nos ha tenido pendientes del tiempo. De todas maneras, rara es la feria además que no llueve al menos algún día, por lo tanto no descartamos que en cualquier momento pueda caer algún chaparrón.

Pero cuanto mejor tiempo haga, mejor para todos. Hemos hecho una apuesta importante, también por las casetas y los trabajadores. Podíamos haber hecho una feria de cuatro días, empezando con el pregón el viernes, pero la hemos hecho de cinco, precisamente porque los caseteros prefieren tener un  poquito más de margen durante el fin de semana y  ya el viernes por la noche la feria estará en pleno funcionamiento, lo que supondrá mayores ingresos para su economía.Para nosotros hubiera supuesto un ahorro, pero creemos que desde el punto de vista económico a todas las personas les puede suponer una posibilidad de generar  más riqueza. Esta inversión que hacemos desde el Ayuntamiento en cualquier área siempre trae un retorno para la ciudad.

Los conciertos de pago siguen siendo una opción que no se ha establecido en San Isidro 2022, ¿será para San Mateo?

No te puedo decir si en septiembre, mayo... pero sí que hay ganas de apostar por ese formato. Tenemos muy claro y lo repetiré una y mil veces si es necesario, que el modelo de conciertos gratuitos se va a seguir manteniendo en la ciudad, pero sí creemos que es muy importante poder tener la opción de nuevas oportunidades para aquellos artistas que o bien no giran en abierto, o bien porque ciertos cachés se escapan de nuestras posibilidades. Por lo tanto creemos que hay determinados artistas de primer nivel que solo podrían venir a taquilla a la ciudad y esa es la intención, traer al menos un concierto de pago en feria para que todas las personas tengan esa opción de ver a sus artistas favoritos pagando, en caso de querer hacerlo.

Ya no solo porque los talaveranos tengan esa opción, sino porque hablando de economía y generar riqueza, supone que haya muchas personas de fuera de Talavera que vengan a la ciudad. Hablamos de que en concierto de 5.000 o 6.000 personas, puede tener aproximadamente la mitad de fuera de la ciudad.

¿Cómo cree que aceptaría la ciudad estos cambios?

Creo que bien. Personalmente lo vemos en eventos como el Capital Fest, eventos que se realizan en la plaza de toros o otros emplazamientos, y la gente responde. Entiendo que sería igual, en este caso centralizado en un momento puntual, que son las ferias, pero no solo tendríamos posibilidad de desarrollar estos eventos en ferias sino en otros momentos del año, especialmene en primavera o verano. No inventamos la pólvora, es un formato que se está desarrollando en otras ciudades cercanas, como Toledo, Illescas o Cáceres, y si ese tipo de ciudades  lo están haciendo, nosotros no podemos ser menos.

¿A quién le gustaría traer bajo este formato al concejal de Festejos?

Bueno, unas cosas son mis gustos personales y otra los de la ciudadanía. Sí es cierto que en este programa se intenta cubrir todos los estilos musicales posibles para que todas las personas tengan algún concierto o artista que le guste.

Hay muchos artistas importantes que pueden tener cabida en un concierto de ese tipo, pero obvimente nos puede limitar el caché. Algunos con muy buena aceptación son Leiva, Vetusta Morla, Vanesa Martín o Sabina.Hay muchos artistas del panorama nacional que podrían tener algún tipo de cabida en ese tipo de conciertos pero todo depende de lo económico, del coste del  montaje de un evento de estas características y si hay una empresa que esté dispuesta a asumir ese riesgo para ofrecer un espectáculo de esa magnitud ya que nosotros como Ayuntamiento tenemos una capacidad limitada, no solo desde el punto de vista económico sino de personal para organizar unas ferias como  las nuestras.

No olvidemos que nuestras ferias son uno de los eventos más importantes del centro del país. Yo diría que hay muchas otras ciudades, incluso más grandes, que ven con buenos ojos o cierta envidia el modelo ferial que tenemos en Talavera. En ese sentido debemos estar muy orgullosos.

La elección del pregonero, Alberto Jiménez, de Miss Caffeina, ha sido muy aplaudida. ¿Por qué él?

Hay ciertos artistas y talaveranos y talaveranas que no se les da la importancia que tienen. En este caso es una persona muy representativa, que hace gala de su ciudad y que muchos talaveranos por desgracia desconocían incluso que el cantante de Miss Caffeina, a pesar de conocer el grupo, no sabían que era de la ciudad. Es muy importante ponerlo en valor. Igual que en los premios Ciudad de Talavera hemos dicho que estamos muy orgullosos de lo nuestro, creo que esto es una extensión de esos premios, y seleccionar al pregonero de este tipo de festejos no deja de ser un  premio Ciudad de Talavera. Es la manera de reconocer la trayectoria de una persona que en este caso representa unos valores. No solo eso, somos un equipo de Gobierno progresista, estamos comprometidos con la igualdad y Alberto representa que queremos luchar y trabajar precisamente en favor de la igualdad, de todas las personas independientemente de su condición.