Peribáñez vuelve a reinar en Ocaña

L.T.
-

La primera edición del homenaje a Lope de Vega con el socialista Eduardo Jiménez en el Ayuntamiento volvió a emocionar

Peribáñez vuelve a reinar en Ocaña - Foto: Ángeles Visdómine

Alrededor de tres mil personas, incluida la representación inaugural del pasado viernes, pusieron punto y final la noche del sábado a la ya tradicional representación de Peribáñez y el comendador de Ocaña en la gran plaza mayor de la localidad toledana. Gigantones maceros ataviados con el estandarte de los Reyes Católicos, figurantes y vecinos -los más, complacidos con la transformación del gran espacio público del municipio en escenario teatral- se encargaron de animar el ambiente hasta la celebración de la «boda de villanos» con la que comienza el inmortal texto de Lope de Vega.
Como cada año, fueron los propios ocañenses -más de un centenar en esta ocasión, integrantes de cinco grupos teatrales del municipio-, más músicos en directo, espectáculos de danza e incluso actuaciones a caballo, por no hablar de todos los apartados técnicos y de los esfuerzos para ornamentar la Plaza Mayor, quienes dieron vida al personaje de Lope de Vega y a su particular peripecia.
El viernes fue posible destacar la presencia de varios representantes del Gobierno regional, comenzando por el delegado de la Junta en Toledo, Javier Úbeda -que trasladó a los vecinos la felicitación del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page y les invitó a sentirse orgullosos de su monumental Plaza Mayor-, y por el diputado regional Fernando Mora. También aprovecharon la ocasión políticos de otras formaciones, como el concejal de Ciudadanos y diputado provincial Julio Comendador, quien haciendo un guiño a su apellido reconocía sentirse «emocionado como Comendador».
Entre los vecinos, la mayoría parece seguir apoyando la celebración de este evento, que empezó a celebrarse durante la primera legislatura de la alcaldesa Remedios Gordo Hernández, del Partido Popular (aunque hace cuarenta años ya tuvo lugar una recordada representación por parte de la Compañía Nacional de Teatro Clásico). El éxito de la iniciativa permite suponer que su sucesor desde mediados del pasado mes de junio, el socialista Eduardo Jiménez, mantendrá la iniciativa. Sin embargo, después de varias ediciones, no son pocas las voces que piden una cierta renovación -por mucho que todos los años se haya procurado innovar en la medida de lo posible- de la idea original.