scorecardresearch

Añón: «Espero que la gente nos dé ese último aliento»

Raquel Jiménez
-

El extremo del Talavera confia en que la afición responda el sábado en un choque de despedida de El Prado vital para la permanencia

David Añón afirma que el CF Talavera tiene la obligación de ganar los dos partidos que restan. - Foto: Manu Reino

David Añón, jugador del CF Talavera, se pronunció sobre la derrota por 3-1 recibida en el campo del Real Unión de Irún en el Stadium Gal. El extremo, en su análisis del encuentro, consideró que «estuvimos bien al principio del partido, conseguimos adelantarnos en el marcador y lo teníamos controlado». Ahora bien, «en una jugada muy desafortunada, te empatan sin haberte creado ni una sola ocasión de gol».

Mientras que del 2-1 en el minuto 60, manifestó que «sí es un error importante, aunque son cosas que pueden pasar». A partir de ese momento, «el equipo intentó dar la vuelta al marcador». Pero en estas llegó el 3-1 de penalti «cuando estábamos volcados».

Añón entiende que de este encuentro «nos tenemos que quedar con la actitud y con las ganas de la gente». Aunque «es normal que estemos fastidiados porque el resultado no es el que queremos».

Por descontado, no queda otra que mirar al futuro inmediato y son «los dos partidos que restan, dos finales, en los que debemos intentar sacar seis puntos». Pero al Talavera no le vale únicamente con ganar ya que «no dependemos de nosotros».

De cara a las dos últimas jornadas «ahora es obligación ganar». La primera de las dos finales a las que aludía David Añón se disputará este sábado, a partir de  las 18,30 horas en el Municipal El Prado frente a la Cultural Leonesa ante la que pide que «la gente nos dé ese último aliento que nos va a hacer falta». Porque al cuadro leonés «lo tenemos que ganar sí o sí» y después «nos centraremos en lo que hagan los demás».

Evidentemente los ánimos en los blanquiazules van mermando después del duro golpe sufrido en Irún. Pero el extremo blanquiazul considera que no valen lamentaciones porque «esto es el fútbol». A su juicio, «es normal que  todos estemos cabreados, pero hay que levantarse».