El Jueves del Corpus resucita el Casco

J.S.
-

Hay que remontarse a los tiempos de prepandemia para encontrar unas calles tan animadas. Los toledanos quisieron reencontrarse con la tradición y con la Tarasca, que reina en Zocodover

El Jueves del Corpus resucita el Casco

Toledo tenía ganas de Corpus. Y, sin duda, se notó en su Día Grande. El Casco amaneció oliendo a tomillo y algunos de los rincones con más encanto del recorrido procesional estaban engalanados a la espera de una Custodia que no pasó, pero que miles de toledanos evocaron y trajeron a su memoria.

Hay que remontarse a los tiempos de prepandemia para encontrar unas calles tan animadas en el Casco. La calle Comercio, la plaza de las Cuatro Calles y Hombre de Palo volvían a ser vías transitadas y caminos de reencuentros. También, sin duda, Zocodover, territorio donde ha reinado la Tarasca. Tal vez, la exposición de este animal mitológico de cartón piedra, mitad dragón, mitad monstruo, pero amigo de los niños, haya sido el mayor acierto del equipo de Gobierno. Miles de personas, pequeños y no tan pequeños, no han dudado un instante para hacerse una foto o una autofoto aun a riesgo de ser mojados por sus lágrimas monstruosas o quemados por el humo que exhala por sus gigantescas fauces. La Tarasca, en tiempos de pandemia, ya no da miedo, sino que despierta sonrisas, la mayoría muy terapéuticas.

Pero si en este año ha habido un lugar fotografiado es, sin duda, la puerta del convento de Madre de Dios, hoy sede universitaria, que presentaban una profusa, exquisita y colorista decoración floral.

El Jueves del Corpus resucita el CascoEl Jueves del Corpus resucita el CascoEn total este año, una treintena de floristas han utilizado 5.000 flores y 300 metros de guirnarlda para engalanar algunos de los puntos del recorrido con la esperanza de que 2022 nos regale un corpus en el que todo el recorrido luzca como nunca.

Así lo espera también la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, quien se ha mostrado convencida de que  el año que viene «todo volverá a la normalidad». Además, la alcaldesa no se olvidó de hacer una mención especial «a todas los toledanos que ya no están» y se mostró «profundamente orgullosa» de la historia de la ciudad y de sus vecinos.

Unos vecinos que no dudaron en volver al Casco para celebrar como siempre su fiesta grande. Una actividad que también notaron bares y restaurantes, cuyas terrazas volvieron a llenarse. El jueves del Corpus sin duda resucitó el Casco histórico. El barrio más castigado por la crisis brilló ayer más que el sol. Al igual que Toledo.  

Más fotos:

El Jueves del Corpus resucita el Casco
El Jueves del Corpus resucita el Casco
El Jueves del Corpus resucita el Casco
El Jueves del Corpus resucita el Casco