scorecardresearch

Poemas y pinturas que curan e invitan a soñar

Lola Morán Fdez.
-

La autora Rosa Martínez Moratalla inaugura este viernes en el Centro Cultural Rafael Morales una exposición que sirve de presentación de su primer poemario

Poemas y pinturas que curan e invitan a soñar

Pintora de sueños, poetisa, ilustradora y escritora son algunas de las facetas que definen a Rosa Martínez Moratalla, una talaverana de adopción que este viernes inaugura en Talavera su primera exposición. Será a las 19:00 horas en la sala Marisa Esteban del Centro Cultural Rafael Morales, enclave donde presentará también su primer poemario 'Palabras que mis latidos cuentan. Y para colmo sin avisar'.

Lo hará de la mano de una exposición que servirá para conocer su poemario a través de una serie de ilustraciones y de un hilo rojo que conducirá al espectador en este recorrido de emociones desde el punto de partida hasta el final.

En este camino, se podrá contemplar más de una veintena de poemas acompañados de 22 ilustraciones que pretenden facilitar su lectura y permitir que el espectador conecte con la obra de Martínez.

En su faceta de ilustradora, se denomina a sí misma pintora de sueños porque, como explica, pinta de forma libre. Es una faceta que está explorando y que le permite tener una mayor creatividad artística.

De origen conquense, en concreto de Villagarcía del Llano, la autora llegó a Talavera a los 13 años y ya incluso antes de esa edad había demostrado su pasión y su valía en el mundo de la pintura, rama por la que se decantó al cursar Bachillerato de Artes. 

Su poemario es una autobiografía en la que narra su infancia y adolescencia y cómo tuvo que emigrar de su municipio natal «por motivos personales» que desvela en su obra. Una etapa llena de cambios en la que a esa todavía niña «la arrancan de aquello, donde tiene que cambiar de costumbres» y se traduce en una serie de sentimientos que han forjado su personalidad.  De hecho, asegura que esta labor escritora ha sido «terapéutica» al permitirle mostrar sus sentimientos.

En este poemario, que consta de ocho capítulos, la propia autora explica lo que quiere expresar con sus versos a través de pequeños relatos que acompañan a sus poemas, adornados a su vez con sus ilustraciones. Es un modo de atraer a un público más joven y engancharlo a la poesía, un género menos leído en este sector de la población. Así, pretende «hacer ver a la gente joven que a través de unos versos también puedes expresar sentimientos y cómo estás en tu día a día».

En la exposición, que se podrá visitar hasta el 30 de diciembre, se podrá adquirir el poemario.