Polémica en Polán por la Cuenta General de 2017

J.M.
-
Polémica en Polán por la Cuenta General de 2017 - Foto: David Perez

El PSOE dice que Polán está en quiebra, y el alcalde afirma: "Está mejor que nunca"

Dos de los cinco concejales del Partido Popular, Cristina Ludeña y Pedro Ortiz, ratificaron ayer en el penúltimo Pleno de la legislatura la renuncia a sus puestos en el Ayuntamiento de Polán, tal y como habían ordenado desde el PP provincial, pero no fue óbice para que saliera adelante con el voto favorable del PP la Cuenta General de 2017. Esta decisión ha motivado un cruce de reproches entre el alcalde, Alberto Virseda, ex ‘popular’ y perteneciente desde hace unos meses al grupo no adscrito, y el portavoz del PSOE en el Consistorio, Tomás Sánchez-Urán.

Los socialistas emitieron poco después de la sesión plenaria un comunicado en el que afirman que el Ayuntamiento está «en quiebra» tras la aprobación de las cuentas. «El alcalde tránsfuga y el PP han llevado al Ayuntamiento de Polán a la mayor crisis institucional y económica de la historia del Consistorio que está en quiebra, con absoluta inestabilidad presupuestaria y sin liquidez de tesorería, tal y como deja claro un informe de la Secretaría Municipal», manifiesta la nota de prensa.

«Polán se encuentra en una situación de ingobernabilidad y quiebra económica sin precedentes, con más de 1,1 millones de euros de facturas sin pagar en los cajones, por impagos a empresas y proveedores», alertó el portavoz socialista. Y reprocha a continuación: «El PP ha vuelto a avalar con sus votos la situación de quiebra en que se encuentra el Ayuntamiento de Polán por la nefasta gestión económica que llevan años haciendo al frente del Gobierno local el alcalde tránsfuga, a quien siguen apoyando los tres concejales del Grupo Popular que mantienen su responsabilidad en el Gobierno del alcalde tránsfuga no adscrito y sus retribuciones económicas como tales, a pesar de que éste abandonara el Grupo Municipal y el Partido Popular hace meses».

El portavoz socialista consideró que «es intolerable que por la pésima gestión del PP un municipio de poco más de 4.000 habitantes como es Polán tenga un Ayuntamiento que no cumple ninguno de los criterios de Estabilidad Presupuestaria que marca el Ministerio de Hacienda y se encuentre en una situación económica alarmante, crítica y de extrema urgencia, con un agujero económico de dimensiones considerables aún por descubrir y cuantificar».

Por su parte, Virseda subrayó que el PSOE miente y ha engañado a los más de 4.000 habitantes de Polán desde el año 2015. «La Cuenta General se arrastra desde el año 2000 y son partidas en las que no participado. Entré en 2011. A fecha de hoy estamos mejor que nunca, según los certificados de Hacienda, que nos dicen que hemos pagado el total de la deuda de más de 1.750.000 euros que dejó el PSOE», comentó en declaraciones a este diario. Asimismo, añadió que los bancos ratifican que han enjugado tres créditos heredados y han abonado más de un 1,1 millón de euros de una depuradora de agua inaugurada durante el gobierno socialista. «Que demuestren ellos si es verdad que el Ayuntamiento está en quiebra», dijo.

Respecto a las renuncias de los dos concejales del Partido Popular, el alcalde apuntó que el próximo mes de marzo serán sustituidos en el último pleno de la legislatura. «No tenemos ningún problema en seguir funcionando porque lo llevamos haciendo desde que presentaron la renuncia al acta de concejal y no ha habido ningún problema», aseveró Virseda, quien detalló que hubo una redistribución de las concejalías que tenían a su cargo entre el resto de los ediles del equipo de Gobierno.