Las tarjetas se imponen al efectivo

Carlos Cuesta (SPC)
-

Los medios de pago digitales han superado durante el confinamiento a las operaciones realizadas en metálico y, de hecho, el 30% de la población española hace 'online' parte de sus compras habituales

Las tarjetas se imponen al efectivo

Los meses de confinamiento por el avance del coronavirus han servido para avanzar en investigaciones muy reveladoras sobre la conducta humana, las preferencias de consumo o, por ejemplo, los cambios que se preven en el futuro. Así, por primera vez en España, se ha analizado como los pagos con tarjeta han superado los realizados con dinero en efectivo, según los datos ofrecidos por la consultora Nielsen. En concreto, si antes de la pandemia se pagaba en metálico en el 61,2% de las ocasiones, en marzo se redujeron al 45,5%, mientras que las compras a través de una tarjeta de crédito o de débito han pasado del 38,5% al 54,1%.
De esta forma, el uso de los medios de pago digitales se ha fortalecido y han crecido las operaciones, así como también se han disparado nuevos sistemas, como el pos que tienen los comercios para cobrar a través del teléfono móvil o el link que envían los comercios por WhatsApp o el código QR para evitar el contacto físico con el datáfono. 
En este contexto, en España, el comercio electrónico está creciendo por encima del del 20% y al menos un 30% de la población ya hace online parte de sus compras, según avanza el último observatorio publicado por Asedas, la patronal de los supermercados que agrupa a cadenas como Mercadona y Dia.
El informe muestra que el número de personas que nunca pagan con medios digitales ha caído casi 10 puntos en un año, del 77,5% al 69,2%, mientras los que prefieren hacerlo a través de Internet sobre las fórmulas tradicionales casi se han duplicado, pasando del 2,1% al 3,5%.
Del total de la población internauta de 16 a 70 años, un 72%, esto es cerca de 19,4 millones de españoles, ya utiliza habitualmente Internet como un canal de compra, especialmente, Amazon, Aliexpress y ebay como los portales virtuales más relevantes. 
En esta línea, entretenimiento, cultura, tecnología, comunicación y alimentación son las categorías de artículos que más se han comprado este año a través de la red, sin embargo, el ranking ha evolucionado en los últimos meses como consecuencia del estado de alarma en el que la alimentación se coloca en tercera posición cuando en 2019 se encontraba en quinto lugar y viajes y estancias se degrada del segundo al cuarto lugar.
Para los expertos, los aspectos más relevantes del comercio electrónico se fundamentan en ofrecer los precios más competitivos, un buen servicio al cliente y la máxima calidad en los artículos en venta, así como el tiempo de entrega en el que está demostrado que el 15% de los compradores quiere recibir su pedido como máximo en 24 horas, y el 50% con un tope de dos días.
Respecto a las fórmulas de pago más utilizadas en este nuevo mercado virtual, las tarjetas de crédito y de débito ocupan las primeras posiciones, aunque con una tendencia en la que pierden su cuota respecto a 2019, seguido de PayPal y las transferencias bancarias, que están en plena expansión.
La COVID-19 ha modificado los hábitos de los usuarios y, en general, ha aumentado la frecuencia de compra online durante el confinamiento (51%) e, incluso, un 25% declara que lo hará con una asiduidad aún mayor en el futuro.
Durante el estado de alarma, los españoles han comprado online una media de 7,4 veces y con un gasto promedio de 96,3 euros€, muy superior al habitual. Así, mientras los menores de 45 años lo hacen usando el móvil, los más seniors prefieren el ordenador.
En el caso concreto de la banca, se ha acentuado la preferencia por métodos cada vez más online y móvil. Según un barómetro reciente de Mastecard, hasta un 72% de los españoles usa ya la banca online y un 71% accede con su ordenador. 
Los pagos digitales mueven cada año 3,7 billones de euros en todo el mundo a través de 3.705 millones de usuarios, según los datos de Statista Pay Pal. Solo en España, la cifra de facturación superó el pasado año los37.000 millones. 
Actualmente, existen en el país más de 85.000 tiendas online, de las que un 15% fueron creadas durante y tras el confinamiento. En la última década, el comercio electrónico nacional ha crecido un 700%.
El consumidor online nacional durante y tras la pandemia ha comprado y compra tres veces al mes, con un gasto medio de 77 euros.
En cuanto al consumo en las operaciones al contado o con tarjeta, con anterioridad a los meses de confinamiento se vio un aumento en el uso de la visa, de tal modo que dos de cada tres euros se gastan con tarjeta y solo uno de cada tres en efectivo.


Comisiones

La principal crítica que hace el comercio a este tipo de métodos tiene que ver con el coste de las comisiones que les cobran. Así, el Npos Naranja tiene una comisión de 5,79% con tarjeta de crédito y 3,29% con una de débito si el establecimiento recibe el dinero en 48 horas, y va bajando a medida que aumenta el plazo de pago. Lo mismo ocurre con las demás formas de pago. El Código QR de Mercado Libre tiene una comisión del 0,6% con débito y 5,99% con las visas de crédito, para recibir el dinero de la compra en el momento. El botón de pago de Prisma tiene una comisión del 4,6% para tarjetas de crédito y 2,20% en débito, para los pagos recibidos en 24 horas.