El 46% de víctimas en recursos de acogida no llega a los 30

L.G.E.
-

La directora del Instituto de la Mujer, Pilar Callado, detalla que en 2018 acogieron a 295 mujeres. Un tercio de ellas ha sufrido todos los tipos de violencia: física, psicológica, sexual, ambiental y económica

Callado ve bien que en esta legislatura haya hombres en la Comisión de Igualdad de las Cortes - Foto: David Pérez

En 2019 no ha habido ninguna víctima mortal de violencia de género en Castilla-La Mancha. En 2018 fueron dos. Pero las cifras globales que dio esta tarde en las Cortes la directora del Instituto de la Mujer, Pilar Callado hablan de un problema que afecta a decenas de miles de mujeres en la región. Según el informe presentado con datos del año pasado, en los centros de la mujer se atendieron a 22.263 mujeres y 101.808 consultas. La mayoría de las consultas no fueron por violencia de género, pero lo llamativo es que sí lo fueron un 40,99% de las mismas, es decir 41.730.
A la línea de teléfono regional permanente llegaron 6.661 llamadas. Con datos del Consejo General de Poder Judicial, se registraron 5.321 denuncias por violencia de género y se dictaron 1.286 órdenes de protección. Ocho de cada diez denuncias las pusieron las propias víctimas.
Callado explicó que la Junta tiene catorce recursos de acogida con los que el pasado año se atendieron a 295 mujeres y a 321 menores. La directora del Instituto de la Mujer resaltó que casi la mitad, un 46%,  son muy jóvenes, pues tienen entre 16 y 30 años. Entre las mujeres que atienden en los recursos de acogida, la mitad son extranjeras. De hecho, Callado comentó que el 44%son marroquíes.
La directora del Instituto de la Mujer se mostró muy preocupada también al explicar que un tercio de esas mujeres en recursos de acogida (en concreto un 35%) manifestó haber sufrido todos los tipos de violencia posible, la psicológica, la física, la sexual y la ambiental (esta suele manifestare rompiendo objetos personales de la mujer, golpeando muebles o conduciendo de forma temeraria con ellas). Añadió que en el 65% de los casos que llegaron a los recursos de acogida, es decir en dos tercios de los mismos, había una orden de protección.
Además de esos catorce recursos, la Junta puso en marcha el pasado año uno específico para mujeres que sufren la violencia de género y que también tienen otras problemáticas asociadas, como puede ser la discapacidad o las adicciones. Se conoce como CAVI, el Centro de Atención y Valoración Integral, y en su primer año atendió a 36 mujeres, de las cuales tres eran casos de trata y explotación.

La idea de llevarlas con sus hijos a un balneario está funcionando

Lo presentó como un proyecto que quizá «parecería algo menos importante» dentro del informe que hace el Instituto de la Mujer sobre violencia de género. Pero está dando muy buenos resultados. Se trata de una iniciativa de ocio terapéutico que consiste en llevar a mujeres que están en recursos de acogida a pasar una estancia en un balneario con sus hijos.  «Les sirve a estas mujeres y a sus hijos para evadirse en la situación por la que pasan», comentó la directora del Instituto de la Mujer, Pilar Callado, «pueden establecer vínculos muy importantes e intensos con sus hijos».
No dijo que vuelvan recuperadas de esas estancias, pero en cierta forma «se nota una actitud diferente». De hecho, comenta que se muestran muy agradecidas a la vuelta a los recursos de acogida.
Como está dando tan buenos resultados, Callado confirmó que este proyecto va a continuar y que además se va a aumentar el presupuesto a la asociación que los coordina para que llegue a más mujeres. Hasta la fecha solo se ofrecía a las que estaban en recursos de acogida, pero ahora se ampliará a las que atienden también en los centros de la mujer.