El Ayuntamiento ingresará 27,2 millones por el IBI

M. G.
-

El borrador del presupuesto municipal de 2020 incluye una recaudación de 3,7 millones de euros más de IBI que en 2018. También está previsto recaudar 5 millones por el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica

Vista panorámica de la ciudad de Toledo. - Foto: Empresa Regional del Suelo

El IBI es el impuesto que más puede descabalar la economía familiar por el alto precio que se paga en Toledo. Los toledanos temen su llegada todos los años, a pesar de que existe la posibilidad del pago fraccionado,  mientras que el Ayuntamiento cuenta los días para obtener este sustancioso ingreso que alegra las arcas municipales y mantiene equilibrada la balanza. En esta ocasión, el borrador de las cuentas municipales del próximo año incluye una recaudación de 27,2 millones de euros por el Impuesto de Bienes Inmuebles, lo que supone un 28,3% de los ingresos de un presupuesto que supera los 95 millones de euros, 96 si no se incluye a  la EMV ni a los patronatos, y 99,2 millones de euros si se calcula en su conjunto.
En principio, está prevista la aprobación del presupuesto en enero y el equipo de Gobierno se mantiene optimista porque cree que el proyecto contará con apoyos de otros grupos y saldrá adelante sin problema. Pese a que las previsiones del IBI no reflejan un aumento de la recaudación por este impuesto, tanto el PP como Ciudadanos critican desde hace tiempo este gravamen y apuntan que Toledo es una de las ciudades españolas más caras por culpa de la falta de revisión del Catastro para ajustar los valores al mercado actual. 
El IBI parte como la mayor fuente de recaudación municipal y poco a poco va generando mayores ingresos a pesar de que las estimaciones relativas a la recaudación de 2019 y 2020 sean las mismas. Sin ir más lejos, en 2018 el Ayuntamiento obtuvo 24,4 millones de euros por este impuesto, 3,7 millones menos que la posible recaudación del próximo año. En este caso, los técnicos han calculado al alza a pesar del controvertido conflicto que se mantiene a cuenta de los terrenos urbanizables en el Plan de Ordenación Municipal (POM) y de las sentencias que van cayendo con cuentagotas a favor de los propietarios para corregir la recaudación. 
Junto al IBI, la ciudadanía también mira con atención la plusvalía, sobre todo, a raíz del pronunciamiento del Tribunal Constitucional, que ha tumbado este impuesto cuando su pago supera la ganancia obtenida por la transacción de la vivienda. 
Al respecto, el Ayuntamiento de Toledo ya suspendió a mediados de 2018 aquellas liquidaciones en las que no figuraba incremento de valor como medida preventiva hasta que la Justicia y el Gobierno central ofrecieran una solución firme a esta problemática.
 En principio, se estima que obtendrá unos ingresos de cinco millones de euros en 2020, los mismos que calculó para este año, aunque habrá que esperar a la liquidación presupuestaria para saber si la recaudación se ajusta a las previsiones. Sin embargo, llama la atención que en el borrador de los presupustos figure la misma cuantía de ingresos que este año cuando la alcaldesa y su equipo de Gobierno se han comprometido y han anunciado que se rebajaría, pero la única diferencia, de momento, la marca el ejercicio de 2018, con una recaudación de 6,1 millones de euros de plusvalía, 1,1 millones más de los que posiblemente se recaudarán a finales de año.
otros ingresos. El Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica también supone un buen pellizco para las arcas municipales. Los técnicos calculan una ganancia de cinco millones de euros, 100.000 euros menos que este año, es decir, se contempla una rebaja de un 1,96% en este gravamen, tal y como también anunció en su momento el Gobierno municipal para el próximo año.
En relación a la rebaja de impuestos, el de Actividades Económicas es el que mejor ilustra esta decisión, ya que se calcula que las arcas se embolsarán cuatro millones de euros, 230.000 euros, un 5,44% menos que este año. En este caso, el IAEsuele superar en Toledo esos cuatro millones de ingresos, puesto que en la liquidación de 2018 figuran 4,3 millones de euros de recaudación. 
A pesar de que los presupuestos incluyen otros gravámenes, lo cierto es que los más llamativos son los anteriores, a los que también se suma el Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO), sobre todo, en los periodos de intensas obras. En principio, se estiman unos ingresos de 3,3 millones de euros, lo que refleja un aumento del 10%en esta partida. Si bien, esta cuantía no se puede comparar con la de 2018, puesto que el Ayuntamiento obtuvo finalmente 8,3 millones de euros, cinco millones más que en 2020 gracias, en buena parte, a la obra del hospital.
Toledo figura en las estadísticas como una de las pocas ciudades que obtiene importantes ingresos por el ICIO. También es la capital de la región con mayor recaudación, con una diferencia notable respecto al resto, ya que supone algo más del 15% del total de ingresos cuando las otras se quedan muy por debajo de un 5%.