scorecardresearch

Contar la Guerra Civil «sin rencor»

Mario G. Gutiérrez
-

La Biblioteca de Castilla La-Mancha acogió ayer la presentación de una novela y un ensayo sobre la memoria y recuerdos recabados por sus autores de la Guerra Civil Española en la comarca de Torrijos

Juan Antonio Morales es co-autor de la obra. - Foto: David Pérez

La sublevación militar de julio de 1936 que desencadenó la Guerra Civil en España, es el punto de partida que Juan Antonio Morales y su hija Belén toman como partida para desarrollar su enjundiosa obra literaria.

Juan Antonio, en atención a La Tribuna, explica que las obras que presentó en la tarde de ayer en la Biblioteca de Castilla-La Mancha, persiguen desde dos enfoques diferentes narrar el hecho ocurrido el 18 de julio de 1936 y cómo afectó a la comarca de Torrijos.

Para ello, en 2020 finalizaba un ensayo, 'Los orígenes de la Guerra Civil en la Comarca de Torrijos (1931-1945)', con el que pretende reproducir los hechos acaecidos, desde las elecciones municipales de abril de 1931, hasta el final de la contienda, además de la historia durante esos años de guerra y post guerra en las 23 poblaciones de la comarca de Torrijos. Se trata por tanto de un recorrido por «hechos desconocidos hasta el momento en la comarca», que termina con un largo anexo con nombres y apellidos de las víctimas de la contienda en ambos bandos.

Después de publicaciones anteriores, los autores «analizan el periodo republicano» desde un prisma que «pretende evitar hacer valoraciones morales subjetivas», para lo que hacen uso de múltiples citas documentales que «deben ser interpretadas por el lector».

Según el autor, «es éste quien debe de dar respuesta a la leyenda negra sobre la violencia republicana y al desmoronamiento del orden público» que desembocó en la contienda.

La segunda de las obras presentadas ayer, parte de una trilogía y pertenecientes al amplio desempeño literario de los autores, se trata de un relato novelado, en el que «se pone voz y diálogo a los personajes que han ido apareciendo en los ensayos», pero «sin el corsé que requiere ceñirse a citas exactas sobre los hechos».

Un relato «en primera persona», donde abundan las entrevistas a mayores que «suplen con testimonios las lagunas que los archivos no han podido llenar».

En esta obra, 'Una memoria sin rencor', Morales realiza un relato «histórico», a través de la biografía «de un alcalde socialista y un párroco». Adrián Rodríguez y Liberio González, ponen voz a un relato que aporta visiones desde el ámbito miliciano y católico, «mostrando muestran las dos caras de la Segunda República y del posterior conflicto bélico».

Según Juan Antonio, «Liberio González, hoy beatificado por el Vaticano, fue víctima de la furia miliciana», mientras que por el contrario, Rodríguez «luchó pacíficamente por defender la legalidad, hasta que tomó partido en la guerra», lo que resume como «dos hombres de orígenes muy distintos y que tuvieron el mismo final».

Completa el relato la visión del propio autor, que escribe en primera persona dando voz a otros personajes, contando amores propios, que «explican y opinan sus vivencias de aquellos años», y relata que asume «el riesgo de poner a seres reales a vivir ficciones», logrando a su juicio «el equilibrio perfecto entre la libertad creativa y la lealtad a la verdad histórica».