Dani Pérez sigue en el banquillo del Bargas FS

J. M. Loeches
-

El técnico admite que había buena predisposición por ambas partes y anuncia que apostarán por la continuidad, tanto en la configuración de la plantilla como en objetivos

Dani Pérez sigue en el banquillo del Bargas FS - Foto: Ángeles Visdómine

El Bargas FS ya tiene la mente puesta en la próxima temporada 2020/21. Y el conductor de la plantilla será de nuevo Dani Pérez, que sacó adelante el reto de dejar de nuevo al conjunto rojillo en la Segunda División B, a pesar de que no se ha podido terminar la temporada por la crisis sanitaria del coronavirus. Se trataba de un curso complicado por la ausencia de varios pilares importantes del equipo y por la salida, tras seis años y medio, de Ángel Magán, una figura que había marcado bastante a los jugadores.
El club que preside Ramón Mena ha decidido confiar en el extécnico del Ciudad de Nara y en los otros dos miembros de su cuerpo técnico, Kike Pérez y José Fernando Ampuero. A partir de ahí, y a pesar de todavía no hay muchas certezas sobre la campaña que viene, en el Bargas FS sí que van a ir planificando la plantilla.
El propio Dani Pérez reconoce que «había predisposición por ambas partes para continuar». Además, el técnico reconoce que se quedó con un sabor agridulce por no haber concluido la actual campaña 2019/20.
En cuanto a la próxima, recalca que se caracterizará «por la continuidad, ya que no puede ser de otra manera». En su mente está contar con la mayoría del actual plantel e intentar reforzarlo dentro de las posibilidades que ofrece el mercado de Toledo y alrededores.
Por lo demás, deportivamente espera un campeonato «muy complicado» por el aumento del número de equipos y porque «ya nos conocen y todos se refuerzan bien». Eso sí, espera que pueda volverse a dar un derbi provincial si al final asciende el Cobisa FS.
De todos modos, va a ser un ejercicio, el 2020/21, marcado por las dificultades económicas que se van a derivar de la COVID-19. La primera barrera que se va a encontrar la entidad bargueña es la de las ayudas de empresas, aunque habrá que agudizar el ingenio y tirar de fieles para cubrir esta parte del presupuesto. Lógicamente, también parece que, de inicio, los encuentros se disputarán a puerta cerrada o, como mucho, con aforo reducido, por lo que también se reducirán los ingresos de taquilla, rifas y del bar del interior del pabellón. “Esperamos que entre todos lo podamos sacar adelante”, reconoce Ramón Mena.