scorecardresearch

La insuficiencia cardíaca, una enfermedad en aumento

LT
-

El 9% de los mayores de 74 años y un 15% de los mayores de 85 años la padecen. El síntoma principal es la fatiga o la dificultad para respirar, sobre todo, cuando se realizan esfuerzos físicos

La insuficiencia cardíaca, una enfermedad en aumento

La insuficiencia cardiaca es la disminución de la capacidad del corazón de bombear la sangre al resto del organismo. Esto hace, que la sangre que sale del corazón llegue con dificultad al resto de órganos, teniendo como consecuencia la alteración de la función de múltiples órganos como los pulmones, riñones y cerebro, entre otros. 

La Dra. Carolina Robles, cardióloga de la Clínica Medicina y Prevención Cardiovascular, destaca que «cada vez más población está afectada de insuficiencia cardiaca. Casi un 3% de la población española mayor de 45 años, el 9% de los mayores de 74 años y un 15% de los mayores de 85 años.  El aumento progresivo de la incidencia se debe al crecimiento de los factores de riesgo cardiovascular como son la diabetes, la hipertensión, la dislipemia (colesterol elevado) y la obesidad. También influye el envejecimiento de la población, ya que la insuficiencia cardiaca se relaciona con la edad, por lo que, a mayor población anciana, más insuficiencia cardiaca».  

El síntoma principal es la fatiga o la dificultad para respirar, sobretodo, cuando se realizan esfuerzos físicos (disnea). «Esta se produce porque al no bombear bien el corazón, la sangre se queda estancada en los pulmones que no pueden llenarse de oxígeno. Es muy típico que esta dificultad para respirar empeore al tumbarse. Otro síntoma muy habitual es la hinchazón de piernas, lo que llamamos edemas, y es por la acumulación de líquido en las extremidades inferiores». Pueden aparecer otros síntomas como debilidad, agotamiento o pérdida de peso, señala la Dra. Robles. 

Es muy importante diagnosticar la insuficiencia cardiaca lo antes posible mediante las revisiones en el cardiólogo. «De esta manera es posible pautar un tratamiento adecuado, que pueda ayudar a restablecer la función cardiaca. También es importante detectar qué factores la están produciendo para corregirlos y que deje de producirse esa agresión al músculo cardiaco», finaliza Robles.