scorecardresearch

Uniproca aspira a convertirse muy pronto en una organización de productores

J. L. M. / Talavera
-

El ascenso de la Unión de Productores de Caprino (Uniproca) es imparable. Por este motivo los responsables de la agrupación ganadera ya están pensando en alcanzar la categoría de Organización de Productores (OP) para que el profesional dedicado a la producción de leche de cabra esté más arropado y cuente con más apoyo a la hora de comercializar este alimento.

Según explicó ayer en la presentación de la segunda edición de ‘CapraEspaña’ el presidente deUniproca, José Manuel Sanz, para  alcanzar la condición de OP precisan producir un mínimo de 30 millones de litros de leche al año, una cantidad esta que el año pasado estuvieron a punto de conseguir, aunque finalmente se quedaron en 29’5 millones. No obstante, Sanz se mostró muy optimista respecto al futuro a corto plazo y apostó por llegar muy pronto a los 30 millones necesarios.

25 millones de facturación. Respecto a la facturación anual de la cooperativa, su máximo responsable indicó que en estos momentos se están moviendo entre los 24 y los 25 millones de euros, unos registros a su juicio «muy altos» y que ponen de manifiesto la relevancia que está alcanzando el caprino dentro de la ganadería española.

En esta misma línea, José Manuel Sanz precisó que el rendimiento económico seguirá incrementando a medida que la leche de cabra entre en los circuitos comerciales de la alimentación infantil. Sobre este punto, hay que recordar que el desembarco que Uniproca prepara en China tiene precisamente como objetivo vender leche en polvo para bebés elaborada en la planta de producción que se está construyendo en el polígono de Torrehierro.

Sanz comentó al respecto que la obra civil de este centro de recogida de leche de cabra marcha a muy buen ritmo. Tal es así que en Uniproca confían en que este mismo año la instalación se ponga en marcha. «Somos muy optimistas», apostilló el presidente de la agrupación. La planta de producción está ubicada en un solar de 8.000 metros cuadrados y contará con un centro de recogida, una planta para tratar la leche que se va a exportar, un tanque de secado para la fabricación de la leche en polvo y su posterior almacenamiento y una desnatadora.