El triángulo de las mascarillas

J.M.
-

Tres pueblos pequeños como Cardiel, Garciotum y Nuño Gómez se han unido y han donado mascarillas a los municipios de la zona. «Es un gran orgullo», dice uno de los alcaldes

El triángulo de las mascarillas

El alcalde de Cardiel de los Montes, Pedro Casado, se las ingenió para conseguir un abastecedor valenciano de material para la fabricación de mascarillas, en medio de la vorágine de compras por el estallido del coronavirus en todo el país. Avisó a pueblos vecinos, y entre este municipio de apenas 400 empadronados, Garciotum y Nuño Gómez compraron tela para abastecer a sus vecinos. Pero la materia dio de sí y han entregado durante estas semanas unidades a diferentes ayuntamientos de la zona. «Es un gran orgullo poder colaborar», asevera este regidor, quien destaca la unidad de los representantes municipales de cada localidad de la Sierra de San Vicente, al margen de las siglas políticas.
«Hoy -por el 30 de abril-, los alcaldes de Garciotum y Cardiel han vuelto a visitarnos para traernos mascarillas infantiles y más de adultos. Las personas que quieran pueden venir al ayuntamiento a recogerlas. Muchas gracias a los dos», escribía el Ayuntamiento de El Real de San Vicente para agradecer la donación de este material. Y el Ayuntamiento de Castillo de Bayuela publicaba el 5 de mayo otro mensaje similar:«La unión entre los pueblos en época de dificultades es fundamental, y como sabéis Garciotum, Cardiel y Cazalegas han donado material a nuestro Ayuntamiento, por este motivo, el Ayuntamiento de nuestro pueblo se ha puesto en contacto con sus alcaldes para ofrecerles la máquina de ozono y así desinfectar sus dependencias sanitarias».
Los ayuntamientos de toda la provincia han tenido que capear el temporal del coronavirus recurriendo a voluntarios y a compras apresuradas de material para abastecer a una población que, en muchos casos, es mayoritariamente anciana. Pedro, el alcalde de Cardiel de los Montes, encontró junto con sus dos homólogos, Carlos David Palomares (Garciotum) y Julián González (Nuño Gómez), el apoyo de un grupo de talaveranos organizados mediante ‘whatsapp’ para la confección de las mascarillas. A ellos remitió el material comprado en Valencia. En un principio, preveían 5.000 unidades, pero alcanzaron las 10.000.
Los tres alcaldes cedieron la mitad de esas mascarillas al colectivo talaverano que confeccionó las el material y que las destinó muy probablemente a personal sanitario y administraciones. Los regidores acarrearon con otras 5.000 para abastecer a sus vecinos. Pero les sobraban porque entre los tres municipios apenas alcanzan los 800 empadronados; concretamente, unos 400 habitantes Cardiel de los Montes, unos 200 Garciotum y unos 130 Nuño Gómez.
De esta manera empezaron a recorrer los ayuntamientos de la comarca para entregar las unidades de protección para colaborar en equipar a los vecinos. Aparte de El Real de San Vicente o Castillo de Bayuela, hicieron lo propio en Cervera de los Montes, Pelahustán o Maqueda.
El empeño de Pedro por conseguir el material ha dado sus frutos en una colaboración solidaria entre los pueblos de la Sierra de Vicente, todos menores de un millar de habitantes. «No tiene importancia el dinero», comenta sobre el desembolso de los tres ayuntamientos serranos para la compra del material.
«Desde el Ayuntamiento de Maqueda, queremos agradecer otro gran gesto de solidaridad de los pueblos amigos de Garcíotum, Cardiel de los montes y Nuño Gómez. Nos han hecho la entrega de mascarillas infantiles y de adultos, confeccionadas por voluntarias de sus pueblos», decía el pasado día 8 este Ayuntamiento de unos 450 empadronados, perteneciente a la comarca de Torrijos pero a apenas 20 kilómetros de Cardiel de los Montes.
Estos ayuntamientos de la Sierra de San Vicente han hecho estas donaciones al margen de las necesidades de las localidades, por generosidad, y han recibido también ofrecimiento de mascarillas por parte de municipios con los que han colaborado estos días. «Es un material bastante bueno. Me gusta bastante», concluye Pedro Casado sobre la calidad de unas mascarillas que han llegado a buena parte de la Sierra de San Vicente en medio de una pandemia que tiene a España confinada.