scorecardresearch

«La boca del volcán se abrió encima de nuestras cabezas»

F. J. R.
-

El toledano Rodrigo Díaz narra los momentos posteriores a la erupción volcánica en la isla de La Palma el día después de celebrar allí su boda rodeado de amigos y familiares

Imagen del volcán en la noche del domingo tomada desde la azotea de la casa de los suegros de Rodrigo.

Una boda para no olvidar. Rodrigo Díaz, toledano del barrio de Valparaíso, contrajo este pasado sábado matrimonio con la que ya es su esposa, Alejandra Martín, apenas 24 horas antes de comenzara la erupción volcánica en La Palma. El detalle sería menor de no ser porque la ceremonia se celebró en la finca Casa Yanes y porque se alojaban en una casa rural a escasos kilómetros de la primera brecha de lava. De hecho, cuando se produjo la primera erupción estaban comiendo en el patio y vivieron toda la fuerza de la naturaleza en primera persona.

«La primera boca del volcán se nos abrió encima de la cabeza. Sentí como si un gigante se moviera debajo de nuestros pies y comenzara a dar puñetazos queriendo salir», explica Rodrigo, que en esos momentos se encontraba junto a ocho familiares, entre abuelos y tíos, que tuvieron que salir precipitadamente de la casa.

«Se sintió un temblor bastante fuerte y luego un estruendo enorme. No había escuchado nunca nada semejante. Rodeamos la casa y vimos la columna de humo. Mi suegro y yo tratamos de poner calma, pero es imposible en una situación así», señala este toledano, que tres cuartos de hora después pudo acudir a la casa a recoger parte del equipaje que se dejaron, pero que no pudo llevarse todo debido a la evacuación de la zona.

Rodrigo y Alejandra se casaron el pasado sábado un año después de lo previsto por la pandemia en la finca Casa Yanes.Rodrigo y Alejandra se casaron el pasado sábado un año después de lo previsto por la pandemia en la finca Casa Yanes. - Foto: Fotos y decoración: Sara Jurado (wedding planner)«Pensamos que la casa se ha podido salvar», comenta Rodrigo, cuya familia voló ya para Toledo el pasado domingo. «Ellos dormían cerca del aeropuerto y allí todo fue bien», aclara.

Junto a Rodrigo, aún permanecen en la isla otros cuatro toledanos. Se trata de amigos del novio que no dudaron en reservar una casa rural durante una semana y a los que también les ha pillado la erupción; eso sí, más de lejos.

Son Ignacio Valmaseda, Roberto Fernández, Diego González y Álvaro Palacios. Ellos estaba comiendo y no se enteraron hasta que les llamó Rodrigo. Estaban en un restaurante de Los Llanos ajenos a todo y reconocen que en la cara este de la isla, donde se alojan, todo se vive con absoluta normalidad. «Hemos visto el volcán de lejos y la gente de aquí lo lleva con mucha calma», explican estos jóvenes, que regresarán mañana a Toledo con una buena aventura para contar.

Rodrigo y Alejandra se casaron el pasado sábado un año después de lo previsto por la pandemia en la finca Casa Yanes.Rodrigo y Alejandra se casaron el pasado sábado un año después de lo previsto por la pandemia en la finca Casa Yanes. - Foto: Fotos y decoración: Sara Jurado (wedding planner)Y es que, a la boda de Rodrigo y Alejandra le han rondado los infortunios, pero sin llegar a afectar. La ceremonia estaba prevista para 2020, pero la pandemia de coronavirus obligó a aplazarla casi un año. Además, una vez en La Palma pudieron librarse de la amenaza de fuertes lluvias el mismo día de la boda, pero un rally de coches en la zona provocó desviaciones de tráfico que casi hacen perderse a más de un invitado.

Ahora, Alejandra y Rodrigo afrontan su viaje de novios con destino a Islandia. Allí les espera  el Fagradalshraun, un volcán que lleva seis meses en erupción ininterrumpida. Ha sido pura casualidad, no vayan a pensar que a estos novios les va la lava.