scorecardresearch

El Gobierno aprueba en solitario el presupuesto de 85 millones

Leticia G. Colao
-

La oposición votó en contra de unas cuentas «alejadas de la realidad» mientras que el concejal de Hacienda defendió la estabilidad presupuestaria y el préstamo para pagar los planes de empleo.

El Gobierno aprueba en solitario el presupuesto de 85 millones - Foto: L.T..

Los trece votos en solitario del equipo de Gobierno han permitido hoy la aprobación definitiva del Presupuesto General del Ayuntamiento de Talavera para 2022, unas cuentas que ascienden a 85 millones de euros y que, como viene siendo habitual en años anteriores, no contaron con el respaldo del resto de la Corporación. Entre los argumentos de la bancada de la oposición, la falta de participación y el  hecho de ser unas cuentas «alejadas de la realidad».

El Pleno Extraordinario y Urgente de presupuestos, «el más importante del año» según destacaron desde el Grupo Popular, contó con una importante ausencia de los concejales de la Corporación. Los ediles de Vox, David Moreno y Gerardo Sánchez, y el socialista José Antonio Carrillo, justificaron su ausencia por motivos personales. No así el viceportavoz de Ciudadanos, Miguel Ángel Ruiz, cuya ausencia dejó a la formación naranja sin representación en la sesión plenaria.

El concejal de Hacienda, Contrataciones y Seguimiento de las Concesiones, Luis Enrique Hidalgo, tras motivar la urgencia del Pleno, justificó la necesidad de unas cuentas con incremento de partidas en aspectos necesarios como pavimentación de vías urbanas, mejora de caminos rurales, de infraestructuras deportivas, arbolado o parques infantiles, entre otros, y lamentó que la oposición «no haya llegado al fondo del presupuesto más allá de las críticas».

El edil se ha referido a unos Presupuestos que solucionan el problema heredado del anterior Gobierno como es la sentencia por la gestión de los Planes de Empleo, entre 2016 y 2018. Para ello, dijo, se incluyen los 9,3 millones para pagar a las más de 1.200 familias afectadas.

Lamentó el pesimismo de la oposición y recordó el cambio de tendencia que vive la ciudad, «que ahora es noticia nacional por ser polo de desarrollo tecnológico  y por el interés de empresas tecnológicas, no por ser la ciudad con más paro de España, como en 2015», dijo. En este sentido, explicó que Talavera cuenta con un descenso interanual de 2.172 parados.

No estaban de acuerdo desde la bancada de la oposición, cuyos grupos políticos coincidieron en su argumento para votar en contra. El portavoz del Grupo Municipal Popular, Santiago Serrano, describió con tres notas los presupuestos del equipo de Gobierno de este y de los anteriores ejercicios: «Primero, sectarismo a la hora de elaborarlos, segundo tardanza a la hora de presentarlos y por último, inoperancia a la hora de ejecutarlos».

Asi justificó el PP la «falta de participación y consenso» en las cuentas, «a pesar de tener la mano tendida», el retraso y el elevado porcentaje de inejecución, que cifraron en un 20 por ciento.  

Serrano volvió a insistir en que el Gobierno de García Élez «vuelve a dar la espalda a las empresas y a las familias» tras dos años marcados por la pandemia, y que a pesar de ello, «sigue subiendo impuestos, ya que va a recaudar un millón de euros más por el IBI, y se niega a dar ayudas directas, como proponemos desde el Partido Popular». Por ello, añadió, «el PSOE gobierna de espalda a los talaveranos».

El Grupo Municipal Vox, a través de su viceportavoz Enrique Etayo, único representante del Grupo en el Pleno, mostró su disconformidad con las cuentas municipales para 2022. En su opinión, «no se corresponden con la realidad, ya nace con modificaciones de crédito antes de su aprobación, y no va a dar soluciones a los problemas reales que arrastra nuestra ciudad».

Etayo reclamó otro modelo de gestión al concejal de Hacienda, «basado en el ajuste y reducción del gasto y que el dinero público se destine a lo realmente necesario». En su intervención consideró que las previsiones de ingreso han sido «demasiado realistas y se verán mermadas en la realidad».

Tampoco apoyó el presupuesto municipal la edil no adscrita. Susana Hernández del Mazo se mostró  especialmente dura con unas previsiones que Hidalgo tildó de «pesimistas». «No es que no sea optimista, es que tengo en cuenta el  sentido común», le contestó la concejala, que tachó las cuentas de «continuistas y descontextualizadas».

Por ello, animó a los concejales del Gobierno local a conocer más y mejor la realidad de los talaveranos, «de pisar más calle» y dejar de apoyar la economía del Ayuntamiento en un aumento en la recaudación de impuestos a través de nuevas liquidaciones del IBI.