Villarejo, en la investigación de un intento de asesinato

J.M. / EP
-

La Guardia Civil registró un domicilio de este pueblo de apenas 50 habitantes como parte de las pesquisas para detener a dos hombres por tirotear a un tercero en la provincia de Zamora

Villarejo, en la investigación de un intento de asesinato

El alcalde de Villarejo de Montalbán, Salvador Aguilar, ha atendido a este diario y no daba crédito a que esta pequeña población de apenas 50 habitantes de la comarca de la Jara haya formado parte de la investigación de un intento de asesinato con un sicario de por medio en la provincia de Zamora. «No sé quién puede ser. No he visto ningún registro. Aquí cuando se oye algo, se entera hasta el gato», comenta este regidor en su tercera legislatura consecutiva al frente del Consistorio. Pero la Guardia Civil de la Comandancia de Zamora ha publicado un comunicado que detalla que este municipio con 75 empadronados figura entre las cuatro poblaciones donde se han practicado registros domiciliarios como fruto de las pesquisas.
En este sentido, la Guardia Civil de Zamora ha informado de que ha detenido a dos individuos como supuestos autores de un delito de homicidio en tentativa ocurrido el pasado mes de agosto en la localidad de Benavente. Se trata de un varón español de 43 años considerado como autor intelectual y otro joven colombiano, de 24 años, contratado como sicario y autor material del intento de asesinato, según detalló la Comandancia de Zamora. Al respecto, aclaró a este diario que ninguno de los implicados era de Villarejo de Montalbán.
Los hechos se remontan al pasado mes de agosto, cuando el conductor de una furgoneta estacionada en un polígono industrial de Benavente fue tiroteado por dos individuos que viajaban a bordo de una motocicleta. Pese a descerrajar seis disparos, los detenidos no lograron causar la muerte a la víctima.
Tras el suceso, la Guardia Civil de Zamora inició una investigación sobre lo ocurrido. Las pesquisas llevaron a los agentes a registrar varios domicilios en San Andrés de Rabanedo (León), El Molar (Madrid), Villarejo de Montalbán y en la ciudad de León.
Una vez recabados todos los datos, la Guardia Civil «llegó al convencimiento» de que los disparos fueron realizados por un sicario contratado para intentar acabar con la vida de la víctima. Fruto de esta tesis, los agentes han procedido a la detención de los dos individuos y a la investigación de una tercera persona considerada colaboradora. Se trata de un varón de 19 años y nacionalidad venezolana.
Durante la operación se han intervenido tres escopetas de calibre 12, un rifle de calibre 308, una carabina de nueve milímetros y varios teléfonos móviles.
Los detenidos fueron puestos a disposición judicial, que ha decretado el ingreso en prisión en las cárceles de Valdemoro (Madrid) y en Mansilla de las Mulas (León).