scorecardresearch

Retrasos de dos años en asuntos penales por falta de psicólogo

M.G
-

Los juzgados cuentan con dos psicólogos para toda la provincia. El TSJ pide crear dos nuevas plazas para paliar la grave situación y la larga lista de espera en algunos asuntos. La situación preocupa desde hace años

Retrasos de dos años en asuntos penales por falta de psicólogo - Foto: LT

La escasez de psicólogos en los juzgados es motivo de queja desde hace años, puesto que provoca dilaciones importantes en asuntos penales y de familia, entre otros, en los que se debería ofrecer una respuesta ágil y lo más rápida posible. Un año más, la memoria del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha vuelve a hacerse eco de esta necesidad puesto que considera claramente insuficiente que únicamente haya dos psicólogos, uno de ellos con plaza fija, para toda la provincia de Toledo.

La situación se ha ido agravando en los últimos años con el aumento de población, el incremento de la litigiosidad, la creación de nuevos juzgados y el aumento de las funciones de los psicólogos, a los que se recurre cada vez más para determinados informes, con lo que esta compleja situación ha derivado en una demora de dos años en asuntos penales. 

También se pone de manifiesto esta carencia en las causas con preso y en las pruebas preconstituidas, ya que en ambos casos se precisa la intervención del psicólogo «de manera inmediata», lo que provoca que siga aumentando la lista de espera del resto de asuntos.

En los juzgados de la provincia la situación preocupa desde hace años y se considera que con los acuerdos puntuales con el Colegio de Psicólogos de la región no es suficiente para aliviar la enorme sobrecarga de informes pendientes. Esta misma opinión se comparte desde el TSJ, que solicita aumentar la plantilla con, al menos, dos psicólogos más, a través del concurso-oposición que se celebrará el próximo año, para atender toda la provincia o buscar alternativas que ayuden a salir de esta «grave situación».

Desde el TSJ se advierte que esta situación provoca el aplazamiento de juicios en muchos casos, que dilata la resolución de los asuntos sin necesidad, y «perjudica a las víctimas pudiendo ocasionarles una víctimización secundaria». Por parte de los dos psicólogos que cubren los siete partidos judiciales se intenta ofrecer una respuesta lo más ágil posible priorizando en los asuntos más urgentes y delicados para evitar dilaciones innecesarias.

Más servicios. La Oficina de Atención a las Víctimas de Toledo (OAV) no para de atender casos. El año pasado realizó 1.081 actuaciones, una cifra significativa a pesar de que haya bajado un 18,9% respecto a 2020. Las oficinas continúan teniendo un importante papel asistencial  y la de Toledo ha visto incrementada su carga de trabajo en los últimos años por la subida del número de víctimas atendidas y la necesidad de compaginar el servicio asistencial con el administrativo.

En este caso, la memoria de actividad presentada en los últimos días por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha señala la necesidad de incrementar las plantillas con, al menos, un funcionario del cuerpo de tramitación procesal tanto en Toledo, Ciudad Real y Albacete, donde ya cuentan con un funcionario de refuerzo, y en Guadalajara.

La sobrecarga de trabajo de la  Oficina de Atención a las Víctimas no pasa desapercibida en el ámbito judicial. La memoria de la Fiscalía General del Estado ya se fijó en esta situación el año pasado, una carencia que se refleja año tras año en la memoria del TSJ, puesto que el déficit se agravó a raíz de la aprobación del Estatuto de la Víctima, que dotó a las oficinas de un importante papel.