scorecardresearch

La Junta se dirige a una veintena de propietarios en Ramabujas

J. Monroy | TOLEDO
-

La Viceconsejería de Medio Ambiente les advierte que tienen residuos de amianto y tienen que dar cuenta de los mismos. En función de su respuesta, la Junta tomará las medidas correspondientes

La Junta se dirige a una veintena de propietarios en Ramabujas - Foto: Yolanda Lacncha

jmonroy@diariolatribuna.com

La Consejería de Agricultura y Medio Ambiente ha comunicado a una veintena de propietarios del entorno de Ramabujas, al otro lado de Vía Tarpeya en el Polígono, que tienen residuos de amianto en su parcela y han de proceder a dar una solución técnica o gestionarlos con una empresa que esté acreditada para la tramitación de residuos con fibrocemento. En función de su respuesta, la Junta tomará las acciones correspondientes.

Así lo ha explicado el viceconsejero de Medio Ambiente, Sergio David González, quien se reunió el pasado lunes con la Asociación de Vecinos El Tajo para explicar la postura de la Junta tras la denuncia vecinal ante la Fiscalía de Medio Ambiente. Esta es la primera vez que los  vecinos encuentran una interlocución en las administraciones. González les ha ofrecido la información que sea pertinente, y ha explicado a la Asociación de Vecinos que la postura de la Junta es que existen unos residuos peligrosos que hay que eliminar.

Las mediciones que su Viceconsejería ha realizado detectan una concentración de fibrocemento detectada está cien veces por debajo a esta concentración legal que se permite en un espacio de trabajo. Tras la petición de la Fiscalía, explica González, la Junta se planteó hacer una campaña de dos mediciones. Una fue en el estado más desfavorable, en julio, donde se establecieron medidas de aire, suelo y agua, aunque esta última no se pudo realizar por la falta de caudal. Después, se repitió otra medición en diciembre. El problema era que la referencia legal que se plantea es en lugares cerrados.

Tras esta medición, González concluye que la concentración parece que no tiene una alta peligrosidad, aunque tendrá que ser la Fiscalía de Medio Ambiente quien determine si es así. Independientemente de eso, la Junta sí ha confirmado que existe una serie de parcelas con residuos abandonados, por lo que con al margen de las mediciones, los propietarios tendrán que retirarlas.

La Consejería ha escuchado la preocupación vecinal y ha hablado con el Ayuntamiento de Toledo para localizar las parcelas en las que hay amianto depositados. A continuación, la Junta ha comunicado a todos los propietarios que tienen residuos en su parcela que deben proceder a su limpieza o a su tratamiento por parte de una empresa especializada.

Será una actuación, advierte González, que los propietarios tendrán que hacer a nivel particular. En principio, no está previsto ningún tipo de ayudas por parte de la Junta, ni de otras administraciones. «Cuando una empresa deposita residuos en una parcela, privada, la responsabilidad primero es de la empresa, y después del propietario», advierte el viceconsejero. En su día, explica, tuvo que haber algún tipo de convenio entre ambas partes. Hoy, con Ibertubo desaparecido, se plantea a lo propietarios la obligatoriedad de la limpieza de residuos.

A día de hoy, son parcelas privadas con una acumulación de residuos. Por lo que procede de parte de la administración notificar a los propietarios que tienen que proceder a la solución.