Más de 20 mayores con covid en la residencia de Layos

M.G
-

El brote se inició hace quince días a raíz de una trabajadora asintomática que se aisló de inmediato. Más de una decena de residentes ha necesitado ingreso hospitalario en estos días. Buena parte de la plantilla también ha sido infectada

Más de 20 mayores con covid en la residencia de Layos - Foto: ï»David Pérez

La residencia de mayores María Magdalena de Layos está pasando un momento delicado desde hace quince días por un brote de coronavirus que ha afectado a más de una veintena de ancianos, de los cuales más de diez han tenido que ser hospitalizados, y a buena parte de la plantilla, incluido el director del centro, Víctor Delso Martínez, muy preocupado y volcado con la problemática desde el primer momento, como el resto de los trabajadores.
«La situación que estamos viviendo puede ocurrir en cualquier sitio y en cualquier momento», explica por teléfono en medio de constantes llamadas a la administración, a los familiares y a los centros hospitalarios para informar, conocer la evolución de los usuarios que están ingresados y mantener un contacto estrecho y continuo con los familiares.
El coronavirus entró en la residencia hace aproximadamente quince días y de la misma manera que está ocurriendo en otras muchas en distintas comunidades autónomas. A pesar de las pruebas preventivas y de las medidas sanitarias que adopta el personal,  el virus comenzó a propagarse a raíz del contagio de una trabajadora que resultó asintomática. El director del centro apunta que se le realizó una PCR una vez que se detectó que su marido podía estar contagiado porque presentaba algo de fiebre y «quedó inmediatamente aislada en su domicilio», pero la propagación fue inevitable.
«No se ha podido parar», apunta Víctor Delso. Es consciente de que la situación que vive en estos momentos la residencia que gestiona puede llamar la atención mediática y generar comentarios de apoyo en las redes, informaciones no veraces, críticas y «lo que sea» porque se habla mucho sobre el virus, pero conoce de cerca la situación, incluso él y su mujer también están enfermos y aislados en el centro, y asegura que gracias a los test rápidos de antígenos disponibles en la residencia se ha evitado que el brote fuera mayor.
«Hemos medicalizado la residencia y hay dos zonas diferenciadas, uno para contagiados y otra para los residentes sin virus». El director espera que el brote se diluya lo antes posible, ya que la plantilla afectada se está recuperando, algunos incluso han regresado a trabajar, y buena parte de los mayores infectados se va recuperando poco a poco, aunque «ha habido algunas bajas y alguna más que habrá» porque la avanzada edad de muchos de ellos juega en contra del virus.
«En cuanto nos enteramos de los primeros positivos con las PCR que nos hicieron en el Valle los aislamos, pero a la siguiente semana hubo más». El director no quiere imaginarse qué habría pasado si no se hubieran realizado los test de antígenos al personal para «mandarlo a casa cuanto antes» porque si se hubieran esperado a las PCRde los centros de salud, que tardan más de cuatro días, el virus habría alcanzado a todos.
Tratamientos En el centro se siguen realizando test, tanto a los empleados que se incorporan como a los residentes para controlar el brote lo antes posible. Por otro lado, el director sigue muy pendiente de la evolución de los mayores más graves y la doctora y el resto del personal sanitario de la residencia siguen aplicando tratamientos, «que han recibido felicitaciones de los hospitales con los que estamos en contacto -Virgen de la Salud, Tres Culturas y Valle -, que están atendiendo de manera impecable» y con mucha dedicación a los mayores ingresados que ya no podían permanecer en la residencia por motivos de salud.
De momento, no se puede establecer una fecha en el calendario para dar por terminado el brote, pero el director confía en que sea pronto y agradece la implicación del Ayuntamiento de Layos en todo momento.