Éxito de la solidaridad taurina en Villaseca

Dominguín
-

El festival taurino organizado por la fundación Víctor Barrio acogió una gran cantidad de público en 'La Sagra', que disfrutó de una entretenida tarde de toros. Álvaro Lorenzo cortó dos orejas a un bravo novillos del Conde de Mayalde

Dos orejas cortó Alvaro Lorenzo al bravo novillo del Conde de Mayalde - Foto: Juan Carlos Maestre

Este pasado fin de semana, la plaza de toros ‘La Sagra’, ha acogido el último festejo taurino ordinario de la temporada en la provincia de Toledo. Es el mejor escenario para dar por finalizado un año que en Villaseca de la Sagra, ha sido muy completo en materia taurina. Sus Jornadas taurinas, los tentaderos clasificatorios del Alfarero de Plata, la final sin caballos, el concurso de recortes solidario, los encierros por sus calles, los toros de Cebada Gago, y la feria del Alfarero de Oro. Sobresaliente en todos los sentidos, que ha puesto el broche final en su coqueto coso con el festival que la fundación Víctor Barrio, decidió sacar de Sepúlveda por primera vez.
La tarde nublada no impidió que cientos de aficionados se acercasen, atraídos por el cartel, la causa y la agradable temperatura que acompañó durante toda la tarde. Un parte facultativo de última hora, presentado por Ginés Marín, que estaba aquejado de un cólico nefrítico, le impidió estar presente. No obstante, la organización acertó en llamar al matador de la tierra Eugenio de Mora, para cubrir la vacante. El moracho es un torero solidario por los cuatro costados, y no dudó en aportar tanto él como su cuadrilla el granito de arena en la causa solidaría.
En el palco, como asesor un gran aficionado del pueblo, Oscar Erustes, lo que abre la posibilidad de que pueda continuarse en el tiempo, y que sea un puesto reservado para los buenos aficionados que tiene la localidad sagreña en su asociación taurina. Sería todo un acierto. Tras romper el paseíllo, y como ya es habitual sonaron los acordes del himno nacional ante el respeto y los aplausos de los asistentes que lo escucharon incorporados de sus asientos.
El novillero Marcos le cortó una oreja al Montealto que cerró el festejoEl novillero Marcos le cortó una oreja al Montealto que cerró el festejo - Foto: Juan Carlos MaestreUn toro de Jandilla abrió el festejo, el cual le correspondió en suerte a Eugenio de Mora. Fue recibido muy bien el capote, sometiendo al astado en sus telas y acompasando la rebrincada embestida que desarrolló toda la lidia. Su solvencia y madurez, fueron los valores en la faena de muleta. Tiró el de Mora de oficio y temple, consiguiendo ligar muletazos más que meritorios. Los remates de pecho antológicos, lo cual precedió a la suerte suprema, tras la cual el público le pidió la oreja que el palco concedió. Eugenio es un toreo muy querido en Villaseca de la Sagra, el cual estuvo presente en la corrida de inauguración y está siempre a disposición de cualquier colaboración en la multitud de eventos que se programan cada año.
Mala suerte tuvo Diego Urdiales en el sorteo, pues el toro de la divisa toledana de “Los Candiles”, que dificultó la lidia. El riojano tiró de oficio y se justificó ante la res de Francisco Camino, no pudo haber lucimiento alguno con el capote ni con la muleta, recibiendo una cariñosa ovación cuando mató al animal.
Tras una larga cambiada, recibió con encaje y sentimiento, Manuel Escribano al castaño de Domingo Hernández, al que toreó por verónicas con el compás abierto, sacándolo al terció donde lo remató con una media enroscada a su cuerpo por el pitón izquierdo.  Gran tercio de banderillas, donde se dejó ver, para que el utrero le llegase con brío y arriesgando en los embroques. Con la muleta en la mano del torero por bajo al encastado animal que repetía una y otra vez por ambos pitones con casta y nobleza. Sobresalieron los naturales que fueron muy aclamados por el respetable desde los tendidos. Una oreja fue el premio a su actuación en Villaseca de la Sagra, en una faena que viese tenido mayor repercusión de no marrar con el estoque.
Gran faena de Eugenio de Mora al Jandilla que abrió la plaza.Gran faena de Eugenio de Mora al Jandilla que abrió la plaza.Cuajado “Boticario”, el castaño que se embarcó de la ganadería del Conde de Mayalde. Le correspondió en suerte a Álvaro Lorenzo, que pisaba por primera vez el coso como matador de toros. Lorenzo fue sorprendido y sufrió una fea voltereta por el pitón derecho, de la que salió algo aturdido. Se recompuso y comenzó a torear con temple y suavidad por naturales, conectando con los tendidos que estaban entregados con el toledano. Cuando volvió a coger la pañosa con la diestra, la situación fue a más con tandas poderosas donde el encastado animal rompió a más con profundidad desplazándose largo. Mato al segundo intento, y del palco afloraron dos pañuelos blancos que le proporcionaron las dos orejas que le hicieron ser el triunfador numérico del festival.
Con oficio y buenas maneras estuvo el novillero Marcos ante el utrero de Montealto. Dio la cara desde que se echó de rodillas a recibir al animal, tras lo cual lo meció con suavidad con el capote. El novillo tuvo movilidad, lo que aprovecho el novillero de Fuenlabrada para torearlo por ambos pitones en tandas largas y medidas. Tras la suerte suprema, el palco le otorgó un trofeo que paseó por el anillo del coso villasecano.
Buen resultado artístico y se espera que económico, pues el altruismo de la causa, fue la tónica general del evento. Los ganaderos donaron sus animales, los espadas sus honorarios y el personal necesario para llevar a cabo el festejo, no percibió remuneración alguna. Con ello la fundación recogerá ingresos que le suponga seguir con la labor de divulgación de la tauromaquia por toda España.
Gran ambiente en los tendidos para ver el festival taurinoGran ambiente en los tendidos para ver el festival taurino - Foto: Juan Carlos MaestreEsa misma mañana, en el ruedo de Villaseca, se realizaron talleres y actividades dirigidas a los más pequeños que lo pasaron en grande con juegos y actuaciones referidas con el mundo del toro. El coso de “La Sagra”, ha sido un ejemplo de solidaridad, lo que puede hacer pensar a los organizadores que es una buena sede para poder implantar en ella el festival y poder así consolidar esta fecha en el calendario.
Con este festival se da por finalizada la temporada taurina en la provincia, lo que no quita que de aquí a final de año se pueda dar de manera esporádica algún evento que haga mantener viva la llama de los festejos taurinos.


Animoso y variado estuvo Manuel Escribano con el de Domingo Hernández
Animoso y variado estuvo Manuel Escribano con el de Domingo Hernández - Foto: Juan Carlos Maestre