scorecardresearch
Enrique Sánchez Lubián

En el Camino

Enrique Sánchez Lubián


Perfidia

24/03/2022

Un día, a la salida de la Facultad, compré un póster de apoyo al Frente Polisario. En él, una mujer saharaui sostenía en brazos a un pequeño. La fotografía era en blanco y negro. Ella tenía una mirada profunda. Limpia. Cargada, a la vez, de tristeza y esperanza. Sus ojos demandaban amparo y solidaridad. La Marcha Verde y los vergonzantes Acuerdos de Madrid, por los que España transfería la administración de la ex colonia del Sáhara a Marruecos y Mauritania, estaban muy recientes. Aquello fue una de las últimas ignominias franquistas. Ese cartel me acompañó en mis años de estudiante por residencias y pisos, hasta perderse en una de aquellas mudanzas.
Recuerdo hoy esa mirada y la veo cargada de resentimiento e interrogante dolor. Cuanto ocurrió en 1975 estuvo muy mal y parte de la población española se siente en deuda moral con este pueblo del desierto que durante tanto tiempo fue nuestro hermano. Numerosos partidos políticos, PSOE incluido, han mantenido como pilar básico de su estrategia internacional el apoyo a la autodeterminación saharaui y la resolución del conflicto de acuerdo con las directrices de la ONU. Por eso, cuanto está pasando nos tiene muy descolocados y no podemos dejar de conjugar palabras como traición, perfidia o felonía.
He pasado buena parte de mi vida profesional muy cerca de donde se toman decisiones en una administración pública. Sé que no siempre lo posible coincide con lo mejor. Los ministros Albares, Rodríguez y Bolaños llevan días intentando explicarnos lo ocurrido. Que si este cambio de criterio no es nuevo y estaba cocinándose desde hacía años, que si así se garantizan mejor los intereses españoles en Ceuta, Melilla y las Canarias, que si el mismo responde al espíritu de Naciones Unidas a la hora de buscar una salida negociada al conflicto, que aunque España ahora se haya posicionado junto al anexionismo de Rabat nuestro corazón continúa prendido a las reivindicaciones saharauis, que si esto es geoestrategia y realpolitik, que si… Palabras que suenan a componendas, porque en buena parte de nosotros persiste la impresión de que se ha claudicado a la extorsión alauita y en esto de los chantajes, como ocurre con los que hacen cestos, quien cede en uno, cede en cientos. De verdad, coño, por qué en algunas ocasiones los gobiernos socialistas nos lo ponen tan difícil.