Navalcán: el traje más esperado

J.M.
-

El Museo del Traje, dependiente del Ministerio de Cultura, expone desde el pasado día 2 el vestido típico navalqueño. Se exhibe por primera vez después de haber sido adquirido en la década de los 40 o 50

Vitrina de la sala de indumentaria tradicional del museo, con el traje de novia de Navalcán en el centro. - Foto: Fco. Javier Maza Domingo

La accidentada trayectoria del Museo del Pueblo Español desencadenó que el traje típico de vistas de Navalcán haya permanecido guardado en los cajones de los fondos nacionales durante más de medio siglo. Finalmente, el pasado día 2, el Museo del Traje ha colgado en sus vitrinas este elemento rescatado del olvido. «Miles de personas disfrutarán de esta preciada joya navalqueña», se felicitaba el Ayuntamiento tras la confirmación de que sería expuesto en la Sala de Indumentaria Tradicional.
La conservadora y jefa de colecciones, Concha Herranz, visitó hace casi un año las segundas jornadas del Traje y el Bordado Navalqueño. Por entonces, ya anunció al alcalde la idea de incorporar a la colección a la vista del público el traje de que llevaba guardado desde la década de los 40 o 50 como parte de la modificación de las piezas expuestas.
El Museo del Pueblo Español se creó por decreto de 26 de julio de 1934 firmado por Niceto Alcalá-Zamora. Se instaló en el Palacio de Godoy, pero la Guerra Civil impidió su inauguración en 1936, y no se abrió al público hasta 1940 aunque pronto hubo que cerrarlo por el estado ruinoso del edificio. Sólo fue el principio de la azarosa vida de este museo.
El alcalde de Navalcán, Jaime David Corregidor, apuntaba a este diario que el traje ha cambiado levemente con el paso de las décadas y ha adoptado colores más vivos, aunque ninguna mujer se haya casado con esta indumentaria en la última década.
«Últimamente hemos potenciado el bordado y el traje de vistas», señalaba Corregidor, quien recalcaba que hace unos meses figuró otro traje de novia en el Museo del Traje Popular de Morón de Almazán (Soria).
El antecedente directo. La indumentaria tradicional es uno de los tesoros de la colección del Museo del Traje, un referente para los estudiosos de la materia localizado en la avenida Juan de Herrera de Madrid. Tanto los trajes como sus complementos datan en su mayoría de los siglos XVIII y XIX, y fueron recogidos en fecha anterior a 1925, año en que se inaugura la Exposición del Traje Regional e Histórico, celebrada en Madrid, en el Palacio de Bibliotecas, y considerada un hito en la vida cultural española.
Posteriormente y tras largas vicisitudes, con la mayoría de los fondos allí expuestos y otros muchos reunidos posteriormente, se creó en 1934 el Museo del Pueblo Español, antecedente directo del Museo del Traje.
El pasado día 2 de abril, quedó reabierta la sala de indumentaria tradicional del Museo del Traje, cuya inauguración general se celebró el 31 de marzo del año 2004, por lo que la dirección del centro dependiente del Ministerio de Cultura conmemora en 2019 el 15 aniversario del Museo del Traje. De esta manera, se ofrece ahora renovada la sala dedicada a la indumentaria tradicional, que muestra un gran número de piezas de esta colección nunca expuestas.

La tradición que Inge Morath dio a conocer en todo el mundo
Inge Morath figura como una de las fotógrafas más conocidas del siglo XX. Trabajó en la prestigiosa agencia Magnum. En los años 50, viajó a España y también a Toledo. Buscando los bordados, acabó en Navalcán. «En días normales, mujeres y niñas se sientan junto a los portales para bordar incansablemente manteles y servilletas de lino con los intrincados y hermosos diseños de la región. Estos son luego llevados por sus maridos a Madrid, donde tratan de venderlos de puerta en puerta», reproduce la Diputación Provincial de unas palabras de la artista. Durante su visita, se celebra una boda en Navalcán y la retrata. 40 años después, el arquitecto municipal descubrió las fotos, y en 1997 se estrena en Madrid. Allí se reencuentran Morath y los navalqueños.